Duelo al Sol en To’hajiilee. Reseña del 5×13 de Breaking Bad.

Sólo nos quedan tres episodios para el final de Breaking Bad. Y si la serie mantiene el ritmo como el mostrado en este soberbio episodio titulado To’hajiilee, con el que no nos han dejado un momento de respiro, se concluirá una de las series más grandes de la historia de la televisión. En este capítulo nos han tenido en vilo desde el arranque del episodio.

Breaking Bad. 5x13. To'hajiilee. ¡No toques mi dinero!

Breaking Bad. 5×13. To’hajiilee. ¡No toques mi dinero!

Los tres episodios que nos quedan se titulan Ozymandias, Granite State y Felina. Como el apodo de New Hampshire es “El Estado de Granito” y en el flash-forward de 5×01 Walter nos muestra una identificación de dicho estado, todo apunta a que Ozymandias, o quizas Granite State, sean los últimos episodios de esta línea temporal antes de enlazar con los flash-forwards y continuar con Walter, la M-60 y la ricina.

En Breaking Bad, cuando hay disparos, siempre muere alguien.

Un patrón que siempre hemos visto en Breaking Bad es que, cuando hay disparos, siempre muere alguien. Y en este brillante episodio nos dejan con un cliffhanger con un duelo y balas volando, no antes o después del tiroteo… ¡sino justo en medio! ¿Se puede maltratar aún más a los espectadores? :-D

Pero ¿quién morirá?

Mejor empecemos por el principio…

La escalofriante inocencia de Todd.

Dije que el episodio nos ha tenido en vilo todo el tiempo. Nada más empezar tenemos a Lydia y la siniestra familia nazi de Todd. Como si la sola presencia del personaje interpretado con tanto oficio por Jesse Plemons no fuese suficiente para ponernos los pelos de punta…

El azul es el problema. Da igual que la pureza del cristal sea de un 76%; la firma del blue-sky que Lydia vende en Europa es el color azul. Así empieza la necesidad de volver a la fórmula de Heisenberg, Y lo que la pija abogada de Madrigal no consiguió (que Heisenberg volviera al negocio) parece que lo conseguirá el “tío Jack”.

El totalmente educado, correcto, carente de empatía y psicópata Todd parece que tiene un trasfondo con necesidades humanas, como hemos visto en su fútil flirteo con la abogada. Es llamativa la carencia de emotividad de Todd, con su elocuencia infantil en contraste con la facilidad de disparar y matar “Tiene un toque azul, azul verdoso…”.

Walter y Hank juegan al ajedrez.

Brillante lección de guión el que nos han mostrado a lo largo de la partida de ajedrez entre Walter y Hank donde cada uno mueve sus peones (Huell, Andrea, Brock…), con cada error se efectúa otro movimiento, y así se acaba en la reserva india de To’hajiilee donde tendrá lugar el (posiblemente) fatal tiroteo al Sol.

Walter ya no se siente cómodo tratando con los asuntos criminales.

En esta segunda mitad de la quinta temporada estamos viendo a Walter más Walter. El sombrero negro de Heisenberg casi no ha hecho acto de presencia, y el personaje interpretado por Bryan Cranston es más enigmático que nunca. ¿Cuáles son sus verdaderas intenciones?¿Siente el deseo de no haber llegado a donde ha llegado?¿Es verdaderamente su familia la razón de todo lo que ha hecho, como le confiesa a Jesse por teléfono?¿Es su avaricia o su soberbia la motivación que le hace sentir contra las cuerdas cuando piensa que va a perder todo el dinero, con todo lo que ha costado en dolor y muerte?

De un modo u otro Walter ya no se siente cómodo tratando con los asuntos criminales, como hemos podido ver en sus gestos al cerrar el trato con el tío Jack. La mueca de reprobación y el gesto de asco cuando se suelta la mano del criminal pariente de Todd son muy elocuentes. Walter, a pesar de todo, sigue guardando una conexión emotiva y profunda con Jesse, como un padre con un hijo maleducado, travieso y desobediente.

Jesse es como de la familia para mí. Mira, quiero que lo hagas rápido y sin dolor. Sin sufrimiento, sin miedo.

¿Siente Walter algún arrepentimiento por lo que ha hecho? ¿Puede sentir culpa alguien que ha envenenado a un niño y luego visita a su madre para pedirle “el favor de llamar a Jesse?” El instante en que Walter visita a Andrea, con Brock desayunando mientras el pequeño le mira con ¿frialdad? es tremendo. El cómo enveneno Walter al niño es una de esas historias no narradas que hace que nuestra imaginación juegue… “¿Cómo lo llevas, Brock?”

Breaking Bad 5x13. To'hajiilee. Un acuerdo incómodo... y peligroso.

Breaking Bad 5×13. To’hajiilee. Un acuerdo incómodo… y peligroso.

Walter intenta en vano utilizar a Andrea y su hijo Brock; la jugada le falla porque su cuñado tiene el teléfono de Jesse. Y Hank, junto a Gómez y Jesse juega sus piezas. En el juego por encontrar el dinero de Walter lo intentan con “el peón” Huell, en vano, aunque la acción les lleva al asunto del GPS de la furgoneta, que llevará a Walter a la trampa del desierto.

En el lavadero de coches A1 de la familia White vemos, por primera vez, a Saul junto a toda la familia de Walter. Por cierto, por si aún no os habéis enterado: la AMC ha dado luz verde al spin-off de Breaking Bad en forma de precuela protagonizada por el personaje del abogado interpretado por Bob Odenkirk: Better Call Saul.

Breaking Bad 5x13. To'hajiilee. Saul con la familia White al completo. "Si bebes, no conduzcas. Pero si lo haces, llámame."

Breaking Bad 5×13. To’hajiilee. Saul con la familia White al completo. “Si bebes, no conduzcas. Pero si lo haces, llámame.”

Y del lavadero acabamos en el desierto, en la reserva india de la nación Navajo llamada To’hajiilee. Donde todo comenzó, donde Walter y Jesse empezaron a cocinar, cerca de lo que Jesse llamó “casa de vacas”.

Breaking Bad nos sitúa a los espectadores ante dilemas morales y disyuntivas éticas por las que nos cuesta decantarnos.

Breaking Bad es maravillosa por muchos motivos. No sólo por el oficio mostrado delante y detrás de las cámaras, no sólo por la narración majestuosamente llevada gracias a un guión redondo. Breaking Bad es una obra de arte porque, además, nos sitúa a los espectadores ante dilemas morales y disyuntivas éticas por las que nos cuesta decantarnos. Los espectadores de Breaking Bad sufrimos (especialmente en el episodio del que estoy escribiendo ahora). Tenemos la certeza de que el peligro y la muerte rondan listos para saltar en cualquier momento, de la manera más inesperada. La serie sabe sumergirnos, por momentos, en la sensación de que algo malo va a pasar. Y no sabemos a ciencia cierta a quién nos gustaría salvar. Porque alguien va a morir.

En su frenética carrera hacia el escondite de su dinero Walter tiene una conversación muy significativa con Jesse porque pierde toda la mesura que le caracteriza a la hora de tratar con el crimen y comete el equívoco de confesar por teléfono algunos de sus crímenes: el envenenamiento de Brock, los asesinatos de Emilio, Krazy-8 y los dos matones de Gus que atropelló en aquel brillante 3×13 Half Measures. Y, por primera vez, Jesse llama a su mentor simplemente por su nombre de pila:

“Bueno, te daré una pista, Walt…”

Al llegar al lugar del depósito de jubilación de la familia White vemos a Walter, no a Heisenberg. Le vemos torpe, perdido, desesperado, como le veíamos en la primera temporada. Y volvemos a verle toser violentamente… Para, finalmente, caer rendido.

Breaking Bad 5x13. To'hajiilee. El momento de Jesse y Hank.

Breaking Bad 5×13. To’hajiilee. El momento de Jesse y Hank.

Para Jesse y Hank ha llegado su momento de gloria, de liberación. El rostro de inquieta alegría de Jesse, mientras Hank detiene a su cuñado, es muy ilustrativo del infierno por el que Heisenberg ha hecho pasar al joven Pinkman. Y para Hank, su orgullo herido parece cicatrizar por momentos. La llamada que hace a Marie es todo un grito de triunfo para levantarse, de nuevo, como el orgulloso y fanfarrón agente de la DEA cuya autoestima empezó a hacerse añicos al volar la cabeza de Tortuga cerca de El Paso. Pero la llamada, también, es toda una premonición de que Hank va a morir.

En Breaking Bad se han anunciado las muertes de personajes importantes mediante el simbolismo escenográfico característico de la serie (las muertes de Jane, Gus y Mike). La conversación telefónica entre Marie y su marido clama a despedida:

Tengo que irme. Puede que tarde en llegar a casa.

Pero, para su propia desesperación, Walter no había terminado de mover todas sus piezas en el tablero de ajedrez.

Breaking Bad 5x13. To'hajiilee. Duelo al Sol.

Breaking Bad 5×13. To’hajiilee. Duelo al Sol.

Es significativo que, cuando Jack, Todd y su artillería llegan, Walter grita “¡Hank!” : intenta avisar a su cuñado, no tanto a Jesse. Y aquí es cuando todos los espectadores tenemos el corazón en un puño. Empiezan los disparos…

Y, como ya he dicho, siempre que hay disparos en Breaking Bad alguien muere. Por eso con cada disparo mi corazón daba un respingo: ¿Hank cae, Gómez cae…Jesse cae? Sabemos que Walter sobrevive al tiroteo. Y nadie apostaría un céntimo por la vida del simpático Steven Gómez. Pero Hank y Jesse… eso son ya palabras mayores.

¡Y nos cierran el episodio en mitad del tiroteo! ¡BRILLANTE!

Mi cabeza no dejaba de ir hacia adelante y hacia atrás en el tiempo, desde To’hajiilee hacia New Hampshire, desde el desierto hasta la casa de los White pintada con la palabra HEISENBERG, desde la escopeta calibre .12 de Gómez hasta la M-60 y la ricina de Walter. Muchas cosas pueden ocurrir… Que los nazis se carguen a Hank, Jesse y Steven, en ese caso no creo que encuentren el dinero, pero si que obliguen a Walter a cocinar para ellos. O que Hank y Gómez mueran, Jesse canta entonces dónde está el dinero (para vengarse de Walter) y se ofrece a cocinar (para salvar el pellejo). En esa situación sería imposible que Walter se librara de acabar muerto a manos de Jack. Quizás Hank y/o Gómez acaben con la familia de Todd. Sí, claro…

La muerte de Hank pondría las cosas en ebullición; Marie, tras hablar por teléfono con su marido sobre la detención de Walter, culparía a su cuñado del asesinato de su marido. Y con lo impulsiva que es Marie…

El episodio 5×14 lleva por título Ozymandias, nombre que ya apareciera en el maravilloso teaser donde Bryan Cranston nos recita el poema de Percy Bysshe Shelley:

Conocí a un viajero de un territorio antiguo que me dijo: “dos enormes piernas de piedra se yerguen sin su tronco en el desierto; junto a ellas, en la arena, semihundido, descansa un rostro hecho añicos, cuyo ceño fruncido y mueca en la boca, y desdén de frío dominio, cuentan que su escultor comprendió bien esas pasiones que todavía sobreviven, grabadas en la piedra inerte, a la mano que se mofó de ellas y al corazón que las alimentó. Y en el pedestal se leen estas palabras: “Yo soy Ozymandias, rey de reyes: ¡Contemplad mis obras, oh poderosos, y desesperad!” No queda nada a su lado. Alrededor de las ruinas de ese colosal naufragio, infinitas y desnudas se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas.

Las interpretaciones del teaser son muchas. Para mí, lo que tendremos tras el tiroteo al Sol será a Walter White contemplando, en soledad, lo que fueron los restos del imperio de la droga de Heisenberg. Porque el poema de Shelley versa sobre la futilidad de arrogancia y la ambición, que el paso del tiempo acaba poniendo en su sitio.

Ya hemos visto lágrimas, por primera vez, caer de los ojos de Walt al ver a su cuñado y Jessie tenderle una trampa. ¿Veremos a Walter White llorar otra vez tras los disparos?¿Llorará por su cuñado Hank?¿Llorará por Jessie?¿Llorará por él mismo?

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2013/09/duelo-al-sol-en-tohajiilee-resena-del-episodio-5x13-de-breaking-bad/