La avaricia y la incompetencia de las productoras fomenta las descargas ilegales.

Estamos viviendo una época dorada en lo que respecta a las series de televisión. La calidad de los trabajos de los guionistas y los rodajes con oficio por parte de buenos y grandes directores vienen acompañadas de producciones generosas en presupuestos lo cual repercute muy positivamente tanto en los medios artísticos, técnicos y humanos. Disfrutamos gracias a multitud de productoras que ofrecen continuamente calidad como HBO, Showtime, AMC… Y encima los (%&#@…) amantes de las películas dobladas ya no tienen reparos en ver el último episodio de Juego de Tronos, Mad Men, Breaking Bad, Californication en versión original subtitulada: esperar semanas para verla doblada por Canal+ o FOX es demasiado tiempo y los subtítulos en castellano aparecen al día siguiente de la emisión del correspondiente episodio por la televisión en EE.UU. o las Islas Británicas. Y las productoras pueden sacar beneficio económico: de lo contrario no se gastarían lo que se están gastando en las producciones del estilo Juego de Tronos, Mad Men, The Walking Dead, etc. Efectivamente: las productoras se lucran a pesar de la piratería y las descargas ilegales.

Juego de Tronos tuvo 3,9 millones de descargas ilegales en la primavera de 2012.

Juego de Tronos tuvo 3,9 millones de descargas ilegales en la primavera de 2012.

Según la web TorrenFreak la serie Juego de Tronos ha sido el show televisivo más pirateado (vía BitTorrents) de la temporada que está a punto de terminar con sus 3,9 millones de descargas. Si comparamos estos números con los 4,2 millones de espectadores que la vieron en EE.UU. pagando por ver en pantalla las luchas por sentarse en el Trono de Hierro podemos apreciar la torpeza en la manera de hacer negocios de las productoras que todavía dan la espalda al nuevo modelo de negocio que ha surgido en el último decenio gracias a la expansión de Internet y la banda ancha por el mundo.

Un empresario avispado se daría cuenta del filón que estos números suponen. Si cada capítulo valiera un dólar, un par de dólares, un par de euros… pero no. Deben lucrarse a lo bestia. Y encima utilizan un modelo de negocio del siglo XIX: utilizan intermediarios para vender sus productos. Por ejemplo, en España: la primera temporada en DVD de Breaking Bad en El Corte Inglés vale 29,95€, 39,99€ para disfrutarla en HD en Blu-Ray. Casi el mismo precio que en la FNAC. La primera temporada de Breaking Bad son ¡siete episodios! Precios parecidos tenemos en casi todas las series: los trece episodios de la primera temporada de The Wire son más caros: 40,99€ + 1€ de gastos de envío en la FNAC.

Claramente el intermediario, ya sea El Corte Inglés, FNAC, Alcampo o Carrefour se lleva una buena tajada. Y a las productoras no les importa ¡Pero qué necios! ¿no ven que están invitando a los amantes del cine y las series televisivas a descargarse a mansalva series y películas para así lucrar a los portales que se benefician (mediante la publicidad) al alojar los capítulos a descargarse por torrents o servicios de pago de descarga directa? Además la venta mediante intermediarios no ofrece la compra individual de capítulos. ¿Qué ocurre si tras ver el primer capítulo de The Walking Dead me percato de que es una porquería y no quiero pagar por ver más capítulos de los zombies de la AMC? pues que me fastidio y utilizo los discos Blu-Ray del paquete completo como posavasos sanguinolentos, que me han costado 25,99€ + 1€ (precio de sólo tres capítulos).

En EE.UU. (y también en otros países como Australia, Holanda…) tienen formas alternativas para adquirir o visionar por streaming capítulos individuales de series de televisión como Hulu Plus, Netflix o Amazon. Pero para el usuario que quiere compensar el esfuerzo de la producción de una buena serie pagando por verla esto también se vuelve enrevesado como se muestra gráficamente (y de forma sencilla) en una tira cómica desde la web The Oatmeal. Como bien apuntan desde esta entrada de Digital Trends la HBO no está interesada en ofrecer una suscripción autónoma a su servicio de emisión bajo streaming HBO GO (servicio que no está disponible desde España :evil:) porque pondría en peligro su estatus con las cadenas de cable y satélite que distribuyen sus programas, como bien comenta Ryan Lawler. Pero si la HBO convenciera a la mitad de los “piratas” que se descargaron Juego de tronos (y seguramente consuman más productos de la HBO) para contratar una suscripción mensual de $12 al mes (¡yo la pagaría gustosamente!¡y más todavía!) por su servicio online HBO GO durante un año le reportaría a la HBO 288 millones de dólares en beneficios directos. Sin intermediarios. No es difícil pensar que cadenas como la HBO podría obtener fácilmente suscriptores abonados anualmente; pensemos que la suscripción a Hulu Plus o Netflix cuestan lo mismo cada una, $7,99 al mes. Nada.

Pero desde España, al igual que en muchos países del mundo, no tenemos acceso a servicios como los citados: ni Netflix, ni Hulu Plus, ni HBO Go. Pero sí Canal+, Fox TV, Carrefour, El Corte Inglés, FNAC y similares, que ofrecen las series mucho más tarde de las emisiones originales a precios nada atractivos, y no todas las series. Es verdad que la ventana de diferencia temporal entre las emisiones en EE.UU./R.U. y España se está acortando espectacularmente; recordemos que recientemente el final de House M.D. se ha emitido a la vez en EE.UU. y España en versión original por Canal+, al igual que otras series que se emiten en España con pocas semanas de diferencia. Pero la facilidad y velocidad que ofrece descargar los episodios por Internet a las pocas horas de sus emisiones originales no hacen más que incrementar el fenómeno de las descargas ilegales. Para que luego se pongan las manos a la cabeza la industria audiovisual ante los datos de las descargas ilegales en España según los miembros de la tan repudiada SGAE. Pobrecitos… Vae victis!

¡Bajar los precios!¡ofrecer servicios online, ya sea bajo streaming o por descarga directa! ¡ofrecer episodios individuales para ver o comprar! muchos usuarios estamos dispuestos a pagar para ver las series que seguimos, pagando un precio justo. También sería beneficioso para todos como demostró la emisión del último episodio de Lost (Perdidos) en los cines de Madrid, Barcelona y otras ciudades en España lo que cada vez está más en boga: muchos usuarios estaríamos dispuestos a ver los episodios de nuestras series favoritas en las salas de cine, por pantalla grande, lo cual beneficiaría a los propietarios de cines y sus multisalas que tan mal (dicen) lo están pasando por la crisis. De esta manera se ganarían a un publico fiel que semanalmente harían lo imposible por no perderse el último episodio de su serie favorita en las salas de cine.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2012/06/la-avaricia-y-la-incompetencia-de-las-productoras-fomenta-las-descargas-ilegales/

2 comentarios

    • Gonan on 15 junio, 2012 at 15:53

    Gustosísimo pagaría por haber visto Lost y Game Of Thrones en cine. Eso sí, sólo por esas que lo merecen y son las únicas que veo.

    1. Cuando emitieron el final de Lost en los cines fue todo un éxito. Deberían animarse los propietarios de las multisalas de cine. Además:los episodios de las series son más cortos con lo que podrían ofrecer más pases al día (a un precio menor, claro).

Los comentarios han sido desactivados.