See no evil

Parecía que otra vez se saldrían con la suya. En la soberbia película L.A. Confidential (1997) aparece la metáfora de Rollo Tomasi, que es “el que se sale con la suya”: una alegoría al villano que hace maldad y nunca es pillado ni castigado por sus fechorías. Así parecía que otra vez el Pentágono, las grandes multinacionales, las corporaciones beneficiadas por el U.S. Department of State y los intereses de facto del conservadurismo adinerado estadounidense (nunca diré norteamericano porque canadienses y mexicanos también son… norteamericanos), los lobbies herederos de la Doctrina Monroe iban a salir airosos tras las magníficas 250,000 bofetadas que WikiLeaks les había dado en toda la jeta… pero no. No esta vez. Esta vez Rollo Tomasi no lo tendría tan fácil.

WikiLeaks en Time Magazine...

WikiLeaks en Time Magazine…

No voy a desglosar aquí todo lo relativo al Cable Gate. Si no sabes a estas alturas qué es WikiLeaks, que es eso de la filtración de 250.000 de los papeles del Departamento de Estado que se han ido publicando por El País, The New York Times, The Guardian, Le Monde y Spiegel será mejor que dejes Plutón y vuelvas a la Tierra. Porque todo el asunto ha hecho correr ríos de tinta y Giga amperios de electricidad, con una cara a quién demonizar: la del australiano Julian Paul Assange, con ese rostro tan inexpresivo que recuerda al Elric de Melniboné del escritor Michael Morcook. Al igual que el anti-héroe Elric que masacraba a diestro y siniestro con su espada impía Stormbringer, cuyo negro filo absorbía el alma de aquellos a los que asesinaba, semeja lo que el filo de WikiLeaks de la mano de Julian Paul Assange ha hecho con la supuesta benevolencia de la diplomacia estadounidense de la que tanto se jactan los chovinista conservadores yankees. Y ahora Assange se ha convertido en el enemigo de el conservadurismo patriotero gringo, exaltando cólera a los cuatro vientos… pero cuatro vientos solo dentro de EE.UU. Porque en el resto del mundo el caso de la caza de brujas de WikiLeaks y Assange produce o bien indiferencia palurda o por el contrario un ardor ciberactivista e infoactivista sin precedentes.

El vergonzoso asedio financiero a WikiLeaks que sumisa y obedientemente han seguidos las todopoderosas empresas estadounidenses Amazon (canceló el hospedaje de Wikileaks), EveryDNS.net (retirada de la gestión de la resolución del dominio www.wikileaks.org), el banco Suizo PostFinance, PayPal, Mastercard y VISA (estos cuatro, entre otras cosas, congelando más de 100,000€ procedentes de donaciones anónimas para mantener WikiLeaks y sufragar la defensa de Assange) ha provocado una ciberguerra (o infoguerra, incluso acuñaría el término “hackerflicto”…) a nivel global como respuesta a estas descaradas presiones por parte de la administración yankee. En estos días hemos visto como se han caído (algunas durante horas) las webs de estas compañías tras ataques estilo DDoS orquestadas por hacktivistas organizados en foros por grupos como Anonymous principalmente que, a su vez, han sido atacados por las organizaciones de seguridad de EE.UU. y algún que otro hacker patriotero yankee.

Esta guerra no tiene precedentes, pues es a nivel global, involucra organizaciones de seguridad, hackers errantes, políticos, grandes corporaciones que mueven millones… y en España NINGÚN POLÍTICO, NI UNO SOLO ha soltado opinión alguna, nada más que algún tibio comentario. Y mira que los políticos españoles (sobre todo los del P.P.) hablan y les gusta hablar y opinar de todo y sobre todo. Y el españolito de a pié ¿qué dice?el español anónimo¿que dirá?¿qué dices tu?¿qué harás?¿te quedarás sin opinión, indiferente, como un paleto en la pradera?yo ya he tomado partido. Siempre lo hice, y siempre del mismo bando. Y ya he empezado a aportar mi granito de arena en la lucha. Y no hace falta ser un hacker…

Todo esto hace que sonría en mi interior. Todo empezó como un asunto de libertad de prensa. Pero ahora va mucho, mucho más allá. Porque Rollo Tomasi no siempre se sale con la suya. Se le puede vencer. Se le puede derrotar. Se le puede humillar. Esto no es la lucha de David contra Goliat: esta es la lucha de muchos Goliats contra millones. Millones de diminutos y anónimos ciudadanos y campesinos, periodistas y activistas, librepensadores e idealistas. Románticos y soñadores. Y no ha hecho más que empezar.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2010/12/see-no-evil/

2 comentarios

    • TheTesticularFly on 20 diciembre, 2010 at 12:39

    Era de esperar que comenzara “la veda” contra J. P. Assange, que visto poéticamente tiene nombre como de escritor de sonetos post-románticos, auque nada hay hoy en dia mas romántico, que permitir y ponerle delante del hocico al paleto-pensante-medio, la verdad cruda, por que si se la acercas demasiado lo primero que puede pensar es en comerselo.
    La plebe no se da cuen de la importancia de tipos como Assange, que jamás a necesitado la fama, es más, estoy seguro que le incomoda profundamente, no como los zampa hamburguesas tipo Moore que se alimentan de la basura que denuncian, no, Assange& WikiLeaks son la esssencia misma de la libertad Robinhudiana puesta a disposicion del lelo, la pregunta es si llega demasiado tarde, por que el lelo ya no sabe leer, solo sabe quien es el doctorrr que le torcío a la Belen Esteban la nariz tan recta.

    Amén Brother ;)

    P/D Me encanta tu blog.

  1. Muchas gracias por tus comentarios… ¡eres el primero en estrenar mi blog! :-) Espero ver más comentarios…
    Veo que compartimos el mismo entusiasmo por nuestro querido J.P. Assange, sin duda alguien que ha abierto (para bien o para mal) un antes y un después en política internacional. Lo que ha hecho WikiLeaks es en un marco histórico comparable a la tragedia del 11/S; y con esto no digo que Assange y WikiLeaks estén cometiendo terrorismo. Aunque como dijo Mao: “para hacer la tortilla hay que romper el huevo”.
    Es todo un placer ver los rostros de silencio de todos los políticos y dirigentes mundiales, sin distinción de ideologías políticas, entorno sociocultural, idiosincrasia etc. etc. :-D Assange nos ha mostrado sus partes íntimas, cómo mienten, cómo trapichean, cómo manipulan… ahora Internet a devuelto al pueblo lo que es del pueblo: la libertad de prensa.
    Aunque también estoy reflexionando sobre la necesidad de publicarlo TODO. Hay detalles que en nada benefician a la opinión pública y en cambio pueden hacer mucho daño. Pienso que el modo más ético de proceder sería haber dado los cables sólo a los periódicos, y que estos decidieran que es necesario publicar y que es mejor dejar en el cajón. Por ejemplo: detalles de la vida privada de las personas, nombres y apellidos de ciudadanos anónimos etc. etc.

Los comentarios han sido desactivados.