True Detective. La habitación cerrada y el monstruo.

Reseña del tercer episodio de True Detective ‘The Locked Room (la habitación cerrada)’.

Ya había advertido que True Detective es una serie llena de sutilezas e importantes detalles que pasan casi desapercibidos, obligando al espectador a no despistarse, a estar atento, a fijarse en los detalles. A fin de cuentas es una serie de HBO, de primera división, escrita por el novelista Nic Pizzolatto. Si fuera una serie de alguna cadena de por aquí… tendríamos otra cosa.

La temporada se divide en tres actos, y con este episodio se cierra el primero. Muchas cosas hemos descubierto sobre los protagonistas en esta maravillosa primera parte donde, lo menos importante, es quién es el asesino de Dora Lange.

'True Detective'. Matthew McConaughey interpreta a Rustin “Rust” Cohle.

‘True Detective’. Matthew McConaughey interpreta a Rustin “Rust” Cohle.

En este primer acto hemos tenido un cliffhanger por episodio, donde los capítulos van mejorando con el desarrollo de la narración. La Super Bowl 2014 nos dejó la semana pasada sin el, muy esperado, cuarto episodio titulado Who Goes There? (¿Quién va ahí?). La pasión desmedida por el deporte… :roll:

Un misterio insoluble que flota en la superficie.

La habitación cerrada versa sobre la casi imposibilidad de entrar en las mentes ajenas, de ver cómo otros, ajenos a nosotros mismos, ven y asumen sus experiencias vividas. El recurso utilizado por Pizzolatto y Fukunaga para hacerlo entender es lo que declaran Hart y Cohle en 2012 ante los agentes Gilbough y Papania, en contraste con lo que les ocurre en 1995. Ese misterio insoluble es el trasfondo de este formidable episodio.

En las propias palabras de Nic Pizzolatto:

“Tu vida es lo que experimentas y, más aún, es lo que piensas que has experimentado. Y todo eso ocurre en tu cabeza, que es una habitación cerrada; nadie caminará jamás en esta cabeza ni vivirá en esta habitación para ver las cosas que esa persona ha visto.”

La habitación cerrada versa sobre la casi imposibilidad de entrar en las mentes ajenas.

Me ha encantado la disertación de Rust Cohle durante el sermón del predicador Joel Theriot (Shea Whigham en Boardwalk Empire). Marty sigue contradiciendo con palabras su hipócrita actitud, de padre de familia perfecta, de actitud recta y moral: “Algunos disfrutan de la comunidad, del bien común”. A lo que Rust le contesta “¿Sí? Pues si el bien común tiene que recurrir a cuentos de hadas, entonces no es bueno para nadie”. Cohle prosigue, ante el desprecio que Hart muestra con su crítica a la religión: “Si lo único que hace que una persona sea decente es la expectativa de una recompensa divina, entonces, hermano, esa persona es un pedazo de mierda y me gustaría que salieran a la luz cuantas más de ellas mejor”.

En este episodio vemos a Hart mucho más desafiante y respondón ante Cohle. Porque ha comenzado una rivalidad territorial. Maggie se muestra a gusto ante Rusty, pareciendo más interesado por la vida familiar que el propio Marty, el cual está a punto de explotar cuando ve su césped cortado por su compañero, que está amigablemente tomándose una taza de té con su mujer, en su propia casa, ante sus propias hijas.

Cohle es implacable respecto a la vida privada de Hart, y sorprende que éste solamente ha reaccionado físicamente una vez, en los vestidores de las oficinas policiales; es como si quisiera ser castigado por su aventura extra matrimonial. Y Rust no puede entender que su compañero dé la espalda a su maravillosa familia, algo que, en el fondo, anhela y envidia. ¿Desea Cohle también a Maggie? Esa parece ser la espada de Damocles que cuelga sobre la cabeza de la señora Hart.

La familia Hart parece desmoronarse. Macie, una de las hijas, sigue mostrando señales muy inquietantes respecto al sexo (las muñecas en actitudes sexuales, los dibujos en su cuaderno). ¿Estamos ante una niña que ha sufrido abusos? Porque es llamativo que Marty no haya nombrado para nada el asunto de las muñecas con su mujer ¿ceguera ante la realidad… o algo peor? Y Maggie ya tiene algo más que sospechas respecto a la actitud de su marido. Lo hace ostentoso cuando le pregunta sin tapujos: “¿Qué has estado haciendo, Marty”.

El rubio detective parece más perdido, más perezoso. Tres días seguidos de borrachera y despreocupación por el caso. Mientras tanto, Rusty persiste en unir los puntos que llevan a su teoría del asesino en serie, y aprovecha sus horas de insomnio para buscar crímenes del pasado que encajen con el perfil del asesino de Dora Lange. Y así encuentra que la muerte de Rianne Olivier no fue debida a una inundación, porque lleva las mismas marcas del crimen de Dora: heridas punzantes en el abdomen, restos en sangre de LSD y metanfetamina, y tatuada la misma marca circular en la espalda.

True Detective. The Locked Room (La habitación cerrada). Un asesino en serie a la vista.

True Detective. The Locked Room (La habitación cerrada). Un asesino en serie a la vista.

Cada vez sabemos más de los protagonistas. Y las contradicciones entre lo que hacen en 1995 y lo que dicen en 2012 a los agentes Gilbough y Papania. En el primer episodio vimos a Cohle decir: “No soy ninguna especie de maníaco”. Y ahora escuchamos a Hart decir “no soy un psicópata”, tras atacar al ligue de fin de semana de su amante Lisa Tragnetti. Cohle critica los métodos de la religión para manipular, pero los utiliza eficientemente en un interrogatorio.

Pequeños pero importantes detalles que se pueden escapar.

Hay unos cuantos, pero muy importantes y significativos, detalles que se pueden escapar al espectador. El primero es la ausencia de la alianza en la mano izquierda de Marty en 2012, detalle que se aprecia claramente cuando observa el vacío en su dedo anular, ensimismado en un triste silencio con su mano abierta, tras recordar la discusión, seguida de ternura, con su mujer en 1995.

Otro detalle tiene nombre y apellidos: el reverendo Billy Lee Tuttle, primo del gobernador del estado Edwin Tuttle. Le vimos en el primer episodio, cuando se hablaba de crear un equipo especial que investigara una campaña anti-cristiana. Su nombre aparece en el libro escolar de Rianne Olivier: su instituto, ahora cerrado, es parte de la fundación benéfica de Billy Tuttle.

Y seguimos a vueltas con el interrogatorio, por separado, de los dos detectives en 2012. El primero en comparecer fue Rusty (26 de abril) y el siguiente fue Marty (1 de mayo). ¿Son sospechosos del nuevo crimen en Lake Charles (localidad, por cierto, donde se crió Pizzolatto)? El orden temporal es importante. Y las maneras. A Rust le hablan del nuevo crimen, a Marty sólo le preguntan sobre Cohle. Y parece que Rusty no será detenido porque, de otro modo, Marty Hart se hubiera enterado. Empiezo a sopesar la idea de que Marty sea el responsable del crimen de Lake Charles… veremos, veremos.

True Detective. The Locked Room (La habitación cerrada). Una buena pista.

True Detective. The Locked Room (La habitación cerrada). Una buena pista.

La pista de Rianne Olivier lleva a su abuelo, y éste pone la atención en el ex de su nieta, Reggie Ledoux, personaje en el cual todo parece siniestro: con antecedentes penales, una denuncia por violación, cocinero y traficante de LSD y metanfetamina, encarcelado en la prisión de Avoyelles donde compartió celda con Charlie Lange, el ex de Dora Lange. Violó la libertad condicional y ahora está en paradero desconocido. Todos los puntos parecen conectados… Pero esta serie no sólo destaca por las sutilezas escondidas, también parece que gusta de mostrar distracciones.

Sabemos que el caso Dora Lange lleva a “los niños en el bosque”, y a “un tiroteo”. La secuencia final nos muestra a un inquietante Reggie Ledoux, tatuado, caminando fuera de una destartalada cabaña, en calzoncillos, con un impresionante machete y una arcaica máscara antigás, con la voz en off de Cohle en 2012. La máscara nos recuerda, junto a sus antecedentes de traficante de metanfetamina, a Breaking Bad (¡no queremos olvidarnos de la maravillosa serie de Vince Gilligan!). Rust Cohle, señalando al hombrecillo de lata con “la estrella solitaria” en el centro, finaliza:

(…) para darte cuenta de que toda tu vida…, ya sabes, todo tu amor, todo tu odio, todos tus recuerdos, todo tu dolor… Es siempre lo mismo. Fue todo el mismo sueño, uno que tuviste dentro de una habitación cerrada, un sueño sobre ser una persona. Y, como en muchos sueños, hay un monstruo al final.

(Editado 8 de marzo 2014)

Ya está disponible la versión en español de Inside True Detective – Episode 3, gracias a Canal+ Series.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2014/02/true-detective-la-habitacion-cerrada-y-el-monstruo/