Crítica de Happy Valley

Serie policíaca en un pequeño pueblo de Yorkshire

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre Happy Valley, otra recomendable serie británica de BBC One estrenada en el verano de 2014. Aunque el título pueda llevar a engaño y las peripecias de una policía municipal en una minúscula población del norte de Inglaterra no aparente tener gancho, estamos ante un recomendable thriller, un intenso drama sobre las miserias humanas y la incapacidad de sobrellevar los errores del pasado, que como fantasmas persiguen a los protagonistas implacablemente.

Happy Valley - Drama de BBC protagonizado por Sarah Lancashire

Happy Valley – Drama de BBC protagonizado por Sarah Lancashire.

La serie ha sido aclamada tanto por la crítica como por el público y tendrá una segunda temporada en este 2015. No me extrañaría que la sequía creadora de los guionistas de EE. UU. y la moda de los remakes llevaran a una adaptación estadounidense.

Malas decisiones que arrastran consecuencias

Sin destapar ningún espóiler sobre los seis episodios que desgranan la primera temporada de Happy Valley, hablando en líneas generales, la serie nos sitúa en una pequeña localidad de Yorkshire protagonizada por Sarah Lancashire, que encarna a la sargento de policía municipal Catherine Cawood. Divorciada de 47 años que vive con su hermana Clare, en recuperación por su adicción a la heroína, teniendo la doble responsabilidad de ser abuela y madre adoptiva de un pequeño y problemático chiquillo de ocho años. La trama recuerda vagamente tanto a la película de 1996 de los hermanos Coen como a la serie Fargo. Porque todo ocurre donde nunca ocurre nada…

La serie arranca con varias historias paralelas que acabarán convergiendo en el duro relato principal. Los sucesos de Happy Valley pueden fácilmente identificar al espectador con sus personajes, cuyas encrucijadas en lo personal y emocional chocan con aquellos a los que más quieren y en los que más confían. El drama por el que pasan los habitantes del nada feliz valle es sólido, creíble y nos toca por dentro, haciéndonos empatizar con el sufrimiento y el mar de lágrimas que inunda a la pequeña población rural.

En cuanto a la protagonista, el personaje de Catherine es complejo, colmado de todo un abanico de matices y sentimientos enfrentados. La sargento ha pasado por tanto sufrimiento que ha forjado un fuerte carácter que esconde una mujer traumatizada que no puede olvidar el pasado.

Sarah Lancashire y unos secundarios con oficio

Sarah Lancashire, ganadora en 2014 de un BAFTA por la serie Last Tango in Halifax, borda la interpretación de Catherine Cawood. Y como suele ser habitual en toda serie británica, el elenco de intérpretes de reparto está a la altura de sus protagonistas. Las distintas tramas paralelas involucran a un abanico de personajes con personalidades muy diversas, haciendo que el espectador sufra con las encrucijadas por las que deben pasar, situaciones límite donde no es fácil tomar una decisión.

Happy Valley - Joe Armstrong (Ashley Cowgill), Steve Pemberton (Kevin) y Adam Long (Lewis)

Happy Valley – Joe Armstrong (Ashley Cowgill), Steve Pemberton (Kevin) y Adam Long (Lewis).

La complejidad de la dimensión humana de Happy Valley es un rasgo de las series británicas en general y de la BBC en particular. La serie nos engancha desde el principio con una trama bien dosificada que no decae en ningún momento, si bien podría haberse cerrado, a mi entender, de mejor manera.

Al igual que ya ocurriera con la exitosa serie británica Broadchurchestamos ante una serie que ha sido alargada también de forma un tanto artificiosa porque Happy Valley apuntaba a ser una miniserie de seis episodios con una historia cerrada en una única temporada. Estaremos atentos a ver cómo enfocan la segunda temporada.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2015/02/critica-de-happy-valley/