Desde Reno con amor

Reanudando mi actividad  bloguera desde el oeste de los EE. UU.

Nuestra mudanza para ir a vivir a Reno, Nevada, en el oeste de EE. UU., me ha tenido apartado del blog ¡un mes! No ha podido ser de otra manera; desde que hemos puesto pie en el aeropuerto de Newark hace un mes no hemos tenido un sólo día en el que no debiéramos hacer algún trámite burocrático debido a la Green Card, banco, teléfono, número de la seguridad social, seguro médico, documentación del distrito escolar en el que trabajamos, piso, muebles… sin contar con que desde el cinco de agosto aquí ya se ha empezado a trabajar.

Vista desde nuestro piso de Reno en el Montage

Vista desde nuestro piso de Reno en el Montage.

Pero ¡ya estamos establecidos! En la planta 22 del Montage, en el corazón de esa pequeña ciudad de Nevada que es Reno. Y ya puedo escribir mis impresiones sobre unas cuantas series que me he dejado en el tintero: la muy recomendable Halt and Catch Fire de AMC, la soporífera y aburridísima pifia de HBO The Leftovers (aunque tiene una perla de tercer episodio que todo el mundo debería ver) y el buen (y sorprendente) Season Finale de Juego de Tronos. Y del resto de regresos, The BridgeUtopiaMasters of Sex ya os hablaré en la próxima entrada del blog.

¡Gracias por vuestra paciencia! ;-)

Una entrada dedicada a varios estrenos seriéfilos

En esta entrada de mi blog voy a centrarme en dos estrenos de la primavera/verano y un regreso. Los estrenos: Halt and Catch FireThe Leftovers. El regreso: Masters of Sex. Allá vamos con mis impresiones totalmente subjetivas.

¿Que queréis que os cuente mis experiencias en este intenso primer mes de vida en los EE. UU.? Al final de esta entrada os hablaré un poco de ello.

Juego de Tronos. Sorpresa en el Season 4 Finale

Ya han pasado dos meses desde el Season 4 Finale de Juego de Tronos. Pero no podía olvidarme de la reseña del estupendo y sorprendente cierre de temporada de la exitosa serie de HBO.

Juego de Tronos, Season 4 Finale. Tyrion «Di de nuevo esa palabra...»

Juego de Tronos, Season 4 Finale. Tyrion «Di de nuevo esa palabra…».

Nuestros amigos de Canal+ nos prepararon en los cines de la madrileña plaza del Callao una vistosa y muy preparada fiesta para el evento: decoración de la serie, ambiente medieval con música y personajes disfrazados de habitantes de los Siete Reinos de Poniente y el continente de Essos, hasta con caminantes blancos que atemorizaban al personal.

El Season 4 Finale de Juego de Tronos en la madrileña plaza del Callao

El Season 4 Finale de Juego de Tronos en la madrileña plaza del Callao.

La banda de música medieval hizo las delicias de los aficionados, muchos de ellos embebidos en los cosplay de sus personajes favoritos. Se vieron a bastantes KhaleesiJon Nieve, un par de Ygritte con sus abrigos invernales (bajo el calor de Madrid en junio…) y hasta un Hodor.

Es un gran placer disfrutar de un episodio de una serie con un cine a rebosar de fans, que aplaudían cada vez que Tyrion se cargaba a alguien :-D Lo pasamos en grande.

Del cierre de temporada se ha hablado y escrito mucho. El episodio fue excelente, hizo las delicias de los seguidores de la serie, dejándonos con un buen sabor de boca. Todo a pesar de la gran, enorme sorpresa que nos llevamos los lectores de la saga literaria… Si no habéis leído los libros no abráis la caja espóiler que sigue:

¡Espóiler dentro! Mostrar spoiler

Lo inevitable, finalmente, ocurrió. Y la pareja con más química de la serie, Arya Stark y El Perro, se han separado irremediablemente :-( Mis esperanzas de que Sandor Clegane perviviera más allá de la cuarta temporada han caído en un pozo… o en un barranco, mejor dicho.

Halt and Catch Fire: la revolución informática de los años ochenta

La AMC nos ha brindado otra perla situada en el siglo XX. En los casposos años ochenta, para ser más exactos. La cadena ha vuelto a demostrar lo bien que saben reproducir ambientes de otras épocas. Halt and Catch Fire es una simbiosis dramática de Mad Men con la informática ochentera. El título hace referencia a un absurdo comando de la informática de aquellos días que, literalmente, detenía al microprocesador.

Halt and Catch Fire - Destripando la BIOS del primer IBM PC

Halt and Catch Fire – Destripando la BIOS del primer IBM PC.

La serie nos embulle en los comienzos de la revolución de los PC clónicos. IBM tardó demasiado en darse cuenta del tesoro que había creado con los ordenadores personales (PC) y seguía enfocando sus recursos a los grandes ordenadores y servidores, sin darle la importancia que tenía el acercamiento de la informática al ciudadano doméstico. Steve Jobs y Bill Gates pensaron de manera muy diferente y, de esa manera, sus pequeñas empresas se volvieron mil millonarias en pocos años.

No he terminado todavía de ver todos los episodios, pero la serie me está gustando mucho, a pesar de lo mal que me cae uno de los personajes protagonistas, Joe McMillan (Lee Pace). Me ha encantado ver todo el proceso de ingeniería inversa para destripar los 65.536 bytes de la BIOS del primer PC de IBM.

Pero no os confundáis: Halt and Catch Fire es un drama sobre personajes con la revolución informática de los años ochenta de fondo.

Cuando termine de ver toda la temporada le dedicaré a la serie una entrada completa. Mientras tanto, dadle una oportunidad al piloto,

The Leftovers: que alguien nos lo explique, por favor

Lindelof, ¡ay Lindelof…!

Sólo oír las palabras Damon Lindelof serían suficientes para hacer huir a todas las hordas de los Hunos. Porque el bueno de Lindelof se ha hecho un hueco genuinamente grande en la esfera seriéfila. Y no, precisamente, por su buen atino. Escuchar la palabra Perdidos (Lost) (¡glub! trago de cerveza) induce a reacciones confrontadas. Sí, yo me considero un lostie; y por ello me veo con ganas de ajusticiar en la plaza pública de Guarromán a Lindelof por la tomadura de pelo del Series Finale de la mítica serie del avión y la isla en el océano.

Lindelof también es responsable de la horrorosa precuela Alien, Prometheus. Y de otras cosas que no nombraré… Pero The Leftovers tiene detrás a la HBO. Y, cuando de la gran cadena de cable se trata, siempre hay sitio para el beneficio de la duda.

The Leftovers - Two Boats and a Helicopter.

The Leftovers – Two Boats and a Helicopter.

The Leftovers es un tostón aburridísimo, es infumable se mire por donde se mire. Es pretenciosa y ridículamente enrevesada. Le he dado múltiples oportunidades (tres episodios) y en los dos primeros he tenido que hacer esfuerzos sobrehumanos para mantenerme despierto. The Leftovers atufa a lo peor de Lost.

Pero, aún todo lo dicho antes, sorprende que tiene una joya que no deberíais perdeos. Me refiero al tercer episodio titulado Two Boats and a Helicopter. De hecho, es un episodio que recomiendo ver directamente, saltándose los dos anteriores. La serie no importa nada, pero este episodio merece la pena verse como si de una mini película se tratase.

He leído por ahí que el sexto episodio de The Leftovers es otra joya. Así que daremos otro salto yuxtapuesto y, directamente, veré próximamente el sexto episodio titulado Guest (Invitado) sin darle la menor importancia al quinto.

Las cosas que uno hace con la seriefília :-D

Masters of Sex. La serie que deambula por senderos inescrutables

La segunda temporada de Masters of Sex, de Showtime, la esperaba con ganas. Me gustó mucho la primera y todo apuntaba a que seguiría una segunda temporada de calidad. Sólo he visto el primer episodio de la T2 y, aunque me ha gustado, entiendo el desasosiego que algunos de los seguidores de la serie han mostrado ante la deriva respecto a la línea argumental de la primera temporada.

Con sólo un episodio de la segunda temporada visto prefiero esperar a ver el resto antes de emitir un juicio. Pero, visto lo visto, me sigue gustando. Ya os comentaré mis impresiones cuando encuentre tiempo para ver tanta, tanta serie que tengo pendiente de ver.

Reno: The Biggest Small City in the World

Y, ahora, un pequeño resumen del mes que acabamos de cumplir en los EE. UU. Llevamos dos meses de frenesí, papeleo, mudanzas y preparaciones que nos han dejado extenuados. Y, por si eso no fuera suficiente, los profesores de educación secundaria (y primaria) hemos empezado a trabajar ya en Reno desde el pasado 5 de agosto… Y con los niños el pasado 11. Qué os voy a contar…

Lo primero que hicimos fue hacernos con un coche. Y en este país, a menos que vivas en New York City, Chicago o San Francisco, sin coche no puedes hacer absolutamente nada. Así que un buen amigo mío que vive en Salt Lake City nos consiguió un hermoso Mustang descapotable del 99. Un coche con años, pero con clase, mucha clase 8-)

Nuestro Mustang del 99 :-)

Nuestro Mustang del 99 :-)

Después del viaje con el Mustang desde Salt Lake City hasta Reno, en Nevada, comenzamos todos los trámites burocráticos: Green Card, banco, número de la Seguridad Social para mi mujer y los dos mil cuatrocientos cincuenta y seis papeleos que he debido hacer requeridos por el distrito escolar de Washoe County y el departamento de educación de Nevada. A fin de cuentas, éste es un país de abogados…

Por último, lo que más trabajo nos ha costado ha sido encontrar casa. Reno no es como Las Vegas, donde viví tres años y donde la movilidad de su población ofrece un sector de alquiler y compra muy dinámico. Nos ha costado encontrar casa, pero la espera mereció la pena :-)

Mi balcón en el Montage, en el Downtown de Reno

Mi balcón en el Montage, en el Downtown de Reno.

No soy Don Draper en la foto :-D Pero las vistas desde nuestro piso en el Montage son estupendas, con los casinos de Reno y las montañas de Sierra Nevada al fondo (sí, aquí en EE. UU. hay una cordillera con el mismo nombre que las montañas andaluzas).

Ahora me perderé todos los saraos seriéfilos españoles: los BirraSeries, los eventos de Canal+, TNT, AXN… los voy a echar de menos. Echaré de menos a mis amigos seriéfilos, que no a otros. No voy a echar de menos a Paolo Vasile y sus engendros televisivos. Ni al resto de la telebasura española (que por estas latitudes, como todos sabemos, también abunda). Ahora toca vivir, otra vez, en otro país. Y ahora toca adaptarse a la nueva esfera.

Adiós Belén Esteban, hello Netflix, HBO y Showtime :-)

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2014/08/desde-reno-con-amor/