Mads Mikkelsen que nunca en la T2 de Hannibal

Buen arranque de la segunda temporada de Hannibal con Kaiseki

La segunda temporada de Hannibal arranca con el episodio Kaiseki, que nos ha devuelto algunas cosas buenas de la primera temporada y ha arrinconado algunos aspectos negativos. Pero, sobre todo, nos ha puesto en un primer plano a Mads Mikkelsen y su personaje, que es lo verdaderamente significativo.

Hannibal - Kaiseki. "Nunca me siento culpable por comer cualquier cosa"

Hannibal – Kaiseki. “Nunca me siento culpable por comer cualquier cosa”

Es de agradecer que el actor danés gane protagonismo. Porque la serie debería girar en torno a Hannibal Lecter, sus diálogos, las corbatas con doble nudo Windsor, los caros y hermosos trajes de tres piezas y las delicatessen que cocina. Y menos sobre un Hugh Dancy que no mejora, en absoluto, sus dotes interpretativas.

Más Mads Mikkelsen, menos Hugh Dancy. Menos mal.

Es de agradecer que el actor danés gane protagonismo.

El episodio arranca con un sorprendente duelo entre Hannibal Lecter y Jack Crawford, en la cocina del doctor, con una bien llevada puesta en escena. No sabemos cómo termina la lucha, porque antes de poder ver quién resulta triunfador nos llevan doce semanas atrás. De esta manera la segunda temporada se convierte en un flash-back que culminará, indefectiblemente, en sangre.

Hay dos giros importantes, e interesantes, en esta segunda temporada. Primero el detalle de los nombres de los episodios, a modo de platos de un delicioso menú,  han cambiado de nacionalidad. Si en la primera temporada eran franceses, ahora son japoneses. El segundo giro es narrativo, y también puede verse como gastronómico: la mesa ha girado, el investigador Will está internado en un centro penitenciario psiquiátrico, mientras que nuestro asesino refinado sigue libre y es el que hace las visitas.

Como recuerda el primer tráiler de la T2 de Hannibal “las mesas se han torcido”.

Si bien es cierto que Hugh Dancy, el marido de Claire Danes, nos cayó muy bien a todos los que le entrevistamos el año pasado, lo cierto es que el actor persiste es su manía de sobreactuar al interpretar al atormentado colaborador del FBI Will Graham.

Aunque se le vea plácido y tranquilo en el río…

Hannibal - Kaiseki. Quédate pescando en el río, Hugh Dancy

Hannibal – Kaiseki. Quédate pescando en el río, Hugh Dancy

En cambio, Mikkelsen… Ya no son sólo sus caros trajes de Ermenegildo Zegna, Brioni o Tom Ford. No es sólo la exquisita presentación de sus platos, elaborados, hermosos, deliciosos. No es sólo el salón donde el sibarita Lecter degusta sus presas cocinadas con ternura y el majestuoso estudio donde trata a sus pacientes. Tampoco es la impresionante presencia de Mads Mikkelsen, que llena la pantalla y nos hace contener la respiración.

Es todo eso.

La combinación de las exquisiteces culinarias y estilistas, el matrimonio entre elegancia y delicatessen, unido a la peculiar manera de hablar del actor danés (que los amantes del doblaje no podrán disfrutar). Es una pena que Fuller persista es su ridícula idea de hacer unos crímenes, y unos criminales, irreales, absurdos, demenciales. Ni siquiera en un país con tanto demente por metro cuadrado como los Estados Unidos de América aparecerían las estadísticas de asesinos desquiciados que nos muestran en la serie, con unos crímenes repugnantes, excesivos.

Y la dirección no sabe contener los excesos de Dancy. Le queda mucho al actor por aprender. Aunque, como dijo Adolfo Marsillach: “Ser actor o es muy fácil o es imposible”. Así que pocas esperanzas veo en que el simpático esposo de la Danes mejore. Aunque también es cierto que en la historia del cine y la televisión nos hemos llevado muchas sorpresas. ¿Quién nos iba a decir, hace cinco años, que Matthew McConaughey iba a salir tan prolífico, y que iba a ganar un Globo de Oro y un Oscar en 2014?

No hemos de olvidar que la serie la emite una cadena en abierto como es NBC, una apuesta arriesgada de la cadena, porque Hannibal tiene todos los ingredientes para emitirse por canales de pago: sangre y violencia desmedidos. En EE. UU. emitir en abierto implica estar bajo las estrictas reglas de censura y protección para menores, da igual a qué hora se emita: nada de tacos, sexo inmaculado…  pero violencia la que quieras :roll: La serie estuvo a punto de ser cancelada. En los Upfronts del año pasado estuvimos en vilo esperando la decisión de la cadena, que se hizo esperar. Quizás el anuncio de Amazon de hacerse con la serie hizo cambiar de parecer a los ejecutivos de NBC. Personalmente, hubiera preferido que Amazon se hubiera metido en la producción de Hannibal.

Seguiremos viendo la serie con interés. Y, ojalá, que Mads Mikkelsen gane protagonismo sobre Hugh Dancy. Ojalá…

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2014/03/mads-mikkelsen-que-nunca/