Feb 17 2014

El cuarto episodio de True Detective y ese plano secuencia

Reseña de ‘¿Quién anda ahí?’ Un plano secuencia de seis minutos que hace historia televisiva.

¿Que no has visto el cuarto episodio de True Detective? 8O

El episodio titulado ‘Who Goes There (¿Quién anda ahí?)‘ ha cerrado la boca de los haters que tildaban a True Detective de “aburrida”, “lenta” y “pretenciosa”. El responsable ha sido un maravilloso plano secuencia de seis minutos con el que se cierra el episodio. Cary Joji Fukunaga ha hecho un alarde de realización, y confirma que True Detective no sólo es la historia y guión de Nic Pizzolatto; es la dirección de Fukunaga y la fotografia de Adam Arkapaw, junto a un excelente elenco de intérpretes.

True Detective. Dirigida por Cary Joji Fukunaga.

True Detective. Dirigida por Cary Joji Fukunaga.

El cuarto episodio de True Detective es ya parte de la historia de la televisión. Una maravilla de realización, una joya que nos deja con una sensación de que se ha visto algo memorable. Pero el episodio no sólo ha sido el plano secuencia. Han pasado muchas cosas, y hemos empezado el segundo acto de la serie. Y ya sólo nos quedan cuatro episodios.

Las máscaras de ¿Quién anda ahí?

Según el propio Nic Pizzolatto, el título del episodio hace referencia a los cuerpos policiales y al aviso que en las guardias nocturnas se grita en la oscuridad. También cuenta que el episodio gira alrededor de la identidad y de las máscaras que la gente puede ponerse y de las consecuencias cuando éstas caen revelando el auténtico rostro de lo que esconden. En el episodio en cuestión se ha caído una mascara (Martin Hart) y otra ha aparecido (Rust Cohle).

La amante de Marty Hart se cansó de ser su juguete y ha tomado buena venganza del numerito que le montó en su casa cuando se enfrentó físicamente con su ligue de fin de semana. Se lo ha contado todo a Maggie y eso ha sido la gota que colmó el vaso. A Hart se le ha caído la careta y a Maggie no le ha gustado lo que ha visto. Aunque, mejor, habría que decir que a la señora Hart se le ha caído la venda de los ojos.

True Detective - Who Goes There? (¿Quién anda ahí?) - Marty, sus maletas y una carta

True Detective – Who Goes There? (¿Quién anda ahí?) – Marty, sus maletas y una carta

El episodio gira alrededor de la identidad y de las máscaras que la gente puede ponerse.

A Hart no le queda otra que recoger las maletas y marcharse. Marcharse, a vivir con su compañero Rusty Cohle. Qué cosas tiene la vida… Entonces entra de fondo la música de Lucinda Williams y su Are you alright? La canción no es nueva para los seriéfilos: ya apareció en el episodio 3×17 de House MD y en 6×18 de Los Soprano, nada menos.

El único nombre que obtienen de Charlie, el ex de Dora Lange, es Tyronne Weems, un proxeneta y camello de tres al cuarto. Marty aprovecha su naufragio sentimental para ponerse en pleno trabajo policial y Weems es la única pista a seguir. La madre de Tyronne les habla de Kelsey, la ex de Weems, una showgirl que no suelta prenda (valga la redundancia), pero el olfato de Hart le hace seguir a la chica hasta dar con Tyronne en una fiesta Rave donde, de manera educada y limpia :-D le hace cantar. Y así llegamos hasta los moteros “Iron Crusaders”.

La secuencia del seguimiento nocturno en coche de Kelsey es muy hermosa, aun con la eterna refinería de fondo.

La convivencia bajo el mismo techo entre Hart y Cohle lima asperezas, pero siguen siendo como agua y aceite. Rusty cuenta a Marty su pasado como policía infiltrado en bandas de narcotraficantes, entre ellas los Iron Crusaders, moteros racistas y traficantes. Es curioso que, a medida que pasan las preguntas en 2012 a los dos detectives, Cohle parece que esté aleccionando en un curso avanzado de existencialismo de bolsillo, con los agentes sin apenas interrumpirle y Marty parece que está más incómodo. Y empiezan a aparecer más claras ante nosotros las mentiras que los detectives introducen en sus declaraciones. Por obvias razones. Mentiras como el permiso de Cohle para visitar a su padre enfermo de leucemia, mentiras que Gilbough y Papania no se tragan.

En 2012 los agentes preguntan a Marty sobre detalles del caso y la personalidad de Cohle. Y a éste le preguntan más sobre él mismo: sus padres, su pasado como agente infiltrado… Algo no huele nada bien en el interrogatorio a los detectives.

Cohle cruza la línea oscura que separa la legalidad del crimen. Roba cocaína del almacén de pruebas y retoma su antiguo, y peligroso, papel de agente infiltrado para poder entrar en una banda de moteros traficantes de droga que conoció de sus tiempos como policía en Texas. Con la complicidad de un hundido y arrepentido Hart, al margen de la ley, de sus jefes y de los jueces. Rusty se pone su vieja máscara. Todo para poder atrapar a Reggie Ladoux…

El episodio nos tiene en tensión desde que Rusty explica su plan a Marty; los dos detectives van a estar caminando por la cuerda floja, solos, negociando con traficantes de droga despiadados para atrapar, sin ninguna ayuda, a un asesino en serie que se antoja espeluznante.

Mientras se prepara la jugada de tanteo con los moteros traficantes, Marty sigue dando tumbos intentando arreglar sus cosas con Maggie, recurriendo al consuelo de Rusty. Pero como le dice en la barra de un bar:

Cada vez que creo que has tocado techo sigues subiendo el listón. Eres como el Michael Jordan de ser un hijo de puta.

Es llamativo el encuentro entre Cohle y la mujer de Hart. La escena de Cohle dejando a Maggie sola en el bar con la palabra en la boca, con una mirada de profunda sorpresa y arrepentimiento, es muy significativa. Pienso que todo apunta a que acabarán liados… y ése es el motivo de la ruptura entre Marty y Rust en el futuro.

Y llegamos al soberbio, y frenético, fin de episodio. Los 16 minutos previos al plano secuencia final nos tienen en tensión de forma muy acertada. El bar, Cohle transformándose tanto físicamente, con atuendos de motero enganchado a todo, como con el acentazo barriobajero que se marca al hablar. Los que vean la serie doblada se van a perder mucho, muchísimo, especialmente en episodios como éste.

Y llega el plano secuencia de seis minutos. Obra de arte y oficio:

El plano secuencia es un maravilloso trabajo hecho con mucho oficio. Puesta en escena, fotografía, dirección de actores, sonido… Me ha encantado cómo cuidan detalles, como la manera en que podemos escuchar lo que Rusty oye. Cuando disparan en la casa de los traficantes de droga, el sonido se atenúa con el típico pitido del que se ha quedado momentáneamente aturdido con el estruendo.

Después de esto, sólo nos queda añadir que estamos ante una serie enorme. Personalmente, True Detective está llenando el hueco que dejó Breaking Bad.

Aquí tenemos a Pizzolatto hablando del episodio y a Fukunaga explicando el proceso del, ya famoso, plano secuencia.

(Editado 8 de marzo 2014)

Ya está disponible la versión en español de Inside True Detective – Episode 4, gracias a Canal+ SeriesImprescindible.

Algunos de los mejores planos secuencia de la historia del cine.

Para finalizar, un repaso a algunos de los muchos planos secuencias que han quedado grabados en los libros de Historia del Cine. En ellos también aparecerá el que hemos visto en True Detective. Me dejo en el tintero La soga (1948) de Hitchcock, porque toda la película podría (casi) considerarse un plano secuencia y otras que no he podido incorporar, porque, si no, no acabaría nunca ;-)

Touch of Evil (Sed de mal, 1958). Uno de los arranques de película más famosos y laureados de la historia del cine. El genio de Orson Welles, la fotografía de Russell Metty y la música de Henry Mancini y todo un ejemplo de cómo es posible contar una misma historia de diferentes maneras según el punto de vista.

The Player (El juego de Hollywood, 1992). Robert Altman es maestro de cine coral y movimientos de cámara. Los títulos de crédito de The Player muestran a muchos personajes entrando y saliendo de plano mientras nos adentramos en unos estudios de cine.

Old Boy (2003). Los coreanos y su singular manera de hacer cine. La película de Park Chan-wook es ya una obra de culto. El plano secuencia del pasillo y el martillo es consecuencia de tenerte encerrado 15 años sin motivo aparente.

Children of Men (Hijos de los hombres, 2006). Alfonso Cuarón se ha ganado fama con sus planos secuencias. Aquí tenemos un formidable ejemplo dentro de un coche.

Hard Boiled (1992). John Woo realiza un tiroteo en un hospital donde no tenemos ningún corte en 2 minutos y 49 segundos.

 

Quizás también te interese:

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2014/02/el-cuarto-episodio-de-true-detective-y-ese-plano-secuencia/

  • pacoman

    Excelente artículo Hector, me ha encantado. El plano secuencia me dejó con la boca abierta “Toy to enganchao” a esta serie, es buena y tiene todos los ingredientes para convertirse en la mejor serie para recomendar en este momento.

  • Amanda_dc_75

    ¡Qué grande, qué bueno, qué perfecto, qué lección de cine! ¡QUÉ PLANO SECUENCIA!

  • Manuel Tomas

    Subidón de adrenalina, increible. Todos los ejemplos que has puesto son de largos, no hay de serie, eso aun la hace más original supongo. Y que sea de acción nos da un subidón asombroso, mi único pero es que debo aprender a disfrutar del momento, porque casi se han repartido todas las cartas y va a ser dificil que la jugada mejore.

    • Todos los ejemplos de planos secuencia que he puesto son de cine porque True Detective es una serie con narrativa cinematográfica. En el fondo, como detrás tenemos a un único guionista y a un único director, estamos ante una película dosificada en ocho partes. Ojalá se pudiera ver en una sala de cine…