«

»

Ene 23 2014

Imprimir esta Entrada

Algunas de las mejores cabeceras de series

Un repaso por algunos títulos de crédito que nadie debería saltarse.

Los títulos de crédito, o cabeceras, de las series de televisión, son un elemento significativo de la pasión seriéfila. El ritual de acomodarse en el sofá bajo la melodía de esa serie que hemos estado esperando siete días, mientras fuera cae la lluvia y sopla un frío viento que vaticina el invierno que se acerca, si estamos a punto de ver Juego de Tronos. O escuchar el tintineo de los cubitos de hielo que enfrían ese gin-tonic o ese dry martini, en el caso de Mad Men.

Un instante en la estupenda cabecera creada por Elastic para True Detective.

Un instante en la estupenda cabecera creada por Elastic para True Detective.

Algunas cabeceras ya son legendarias y sus melodías han quedado imborrablemente en la memoria de la cultura televisiva. Otras cabeceras no son legendarias por su creatividad, sino porque las series que presentan, o alguno de sus personajes, se han convertido en iconos. Por ejemplo, Tony Soprano.

Ahora toca hacer un repaso de mis títulos de crédito favoritos a fecha de hoy.

El arte de comenzar un episodio.

Muchos aficionados a las series aprovechan para ir al baño, en el caso de las emisiones televisivas, o aceleran la reproducción en el caso de las emisiones grabadas o reproducidas en DVD o Bluray, mientras arranca el episodio. Yo soy un seriéfilo, y cinéfilo, de rituales. Y mis series favoritas me las devoro de principio a fin, calentándome con los créditos iniciales o meditando sobre lo visto con los títulos de cierre. Lo bueno, se hace más interesante si se disfruta poco a poco, como un buen malta añejo.

Algunas series han sabido jugar con las cabeceras, dando pistas sobre lo que va a venir, como en Fringe.  Otras son breves pero significativas, como en Lost. Algunas son diferentes cada vez, como ocurre con la mayoría de las temporadas en Weeds. Y otras son para, directamente, dinamitarlas, como en la repetitiva y abominable Under the Dome.

Desde Elastic nos han creado muchas cabeceras maravillosas, que han sido premiadas. Mis favoritas son True DetectiveJuego de TronosCarnivàleThe Americans.

True Detective

Un deleite para oídos y vista. Arte hecho un collage de vídeos de los protagonistas bajo la hermosa canción country Far From Any Road del grupo The Handsome Family. No me canso, no nos cansamos, de ver esta obra maestra del arte de poner caligrafía a una serie.

Juego de Tronos.

La conocidísima cabecera de la serie más pirateada de 2012 y 2013, cuya melodía aparece hasta en los móviles, es todo un homenaje, tanto a los frikis de la literatura de George R. R. Martin en particular, como a los jugadores de rol en general. La cabecera muestra los Siete Reinos de Poniente, y el continente de Essos, a modo de juego de mesa. Y sirve, además, como ayuda ilustrativa a los profanos a la saga literaria para hacer un seguimiento de lo que acontece y poder situar los hechos de cada episodio en los lugares que corresponden en el mundo imaginario de Martin.

Aquí tenéis las distintas cabeceras de las tres primeras temporadas.

Carnivàle

Una maravilla. Una virguería de arte e imaginación. La injustamente cancelada (y muy recomendable) serie de HBO arranca combinando escenas de la depresión de los años 20 en EE. UU. con la magia y la lucha entre el bien y el mal alrededor de las cartas de Tarot.

The Americans

Una de las pocas sorpresas dignas de mención del pasado 2013. Un rápido repaso ochentero a la Guerra Fría, a la propaganda, a la caspa de la época, comparando en paralelo aspectos culturales a ambos lados del telón de acero.

Fringe.

Andrew Kramer es el creador de las siete cabeceras de Fringe, donde los elementos nos mostraban pistas del devenir de la serie, del universo y del periodo temporal correspondiente. A los que no habéis visto Fringe os sonará a mandarín…

Aquí tenéis las siete cabeceras.

Otra empresa solvente en lo referente a las cabeceras es Digital Kitchen. Es la casa que marcó un hito con los créditos de Six Feet Under (A dos metros bajo tierra). En su haber tiene dos maravillosas cabeceras: True BloodDexter.

True Blood.

La que fuera una excelente serie en sus dos primeras temporadas, para acabar llegando al esperpento. True Blood tiene una cabecera estupenda, a ritmo de la canción Bad Things de Jace Everett nos dan un repaso por la América paleta y rural, de aparceros con gorra de béisbol y cabareteras de tugurios de carretera.

Dexter

Metáfora de la rutina del asesino en serie de Miami endulzada de la inocencia del levantarse, afeitarse, desayunar y ponerse los zapatos. Una pena que estropearan una serie tan buena en las dos últimas temporadas. Pero los títulos de crédito son todo un acierto. Una cabecera  brillante.

Homeland

Thomas Cobb Design es la responsable de la cabecera de Homeland, así como de 24, Heroes, Weeds y la película Seven (1995)Me atrevo a decir que me he convertido en el paladín de la serie de Showtime, aclamada por todos en sus dos primeras temporadas, pero machacada hasta la saciedad en la tercera. A mí me ha gustado, y me sigue gustando, Homeland. Los créditos nos muestran ecos del pensamiento de la protagonista con síndrome bipolar, Carrie Mathison,  desde que es una niña hasta llegar a Brody. El puzzle de Carrie bajo los acordes de una trompeta que llora los eventos alrededor del 11-S y el choque de las civilizaciones de Huntington.

Imaginary Forces no solo es responsable de la aclamada cabecera de Mad Men, también de Rubicon, Boardwalk Empire y de la recién estrenada Black Sails (que será el motivo de mi próxima entrada en el blog).

Mad Men

Bajo unos tristes tonos, la caída de Don Draper va rodeada de una melodía que pasa de sencilla a compleja, para acabar con un aroma de misterio. Y nos muestra de qué va Mad Men. La serie de los publicistas de Madison Avenue versa sobre él, sobre Draper. Una obra de arte la cabecera.

Rubicon

Mucho lloré cuando la AMC decidió no renovar Rubicon y dejarnos una maravilla de serie en una sola temporada. Por culpa, en parte, de los zombies de The Walking Dead. No nos engañemos: un amplio sector del público prefiere la casquería y la sangre a la realidad de las corporaciones e intereses financieros detrás de las tramas de espías. Los créditos de Rubicon son como la serie. Buenos, pero olvidados.

The Wire

Aquí sólo hago un homenaje a una de mis series favoritas. La gran serie de HBO, la serie de Jimmy McNulty, de Omar, y de las miserias humanas. Cada una de las cinco temporadas versaba sobre un campo alrededor de la panorámica del narcotráfico: la mafia, la policía, los sindicatos, la educación y la prensa. Y la política, por encima de todos ellos. Y cada temporada de The Wire tenía su melodía.

Quizás también te interese:

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2014/01/algunas-de-las-mejores-cabeceras-de-series/

  • Araceli Rodríguez

    Wow!! Coinciimos en muchas!! Y te ha pasado como a mí en el vídeo de True Blood… Que ya no dejan incrustarlo!! Te dejo mi post por si quieres echarle un ojo! :D http://bit.ly/1N70ol6