Reseña de ‘The Bridge’. Un puente, dos mundos.

El verano ha traído el estreno del canal FX titulado The Bridge (El Puente), que en España emite Fox, remake yankee de la aclamada serie sueco-danesa Bron/Broen. Una serie muy recomendable, bien producida y con un buen elenco de intérpretes. Esta vez la acción se sitúa a ambos lados del Río Grande, junto a la frontera texana que separa a las ciudades “gemelas” de El Paso y Ciudad Juárez.

The Bridge. Marco Ruiz (Demian Bichir) y Sonya Cross (Diane Kruger)

The Bridge. Marco Ruiz (Demian Bichir) y Sonya Cross (Diane Kruger)

Un crimen en la línea fronteriza sobre el puente que separa EE. UU. y México lleva a que la investigación se realice con la necesaria cooperación de la policía de ambos países. Dos detectives se harán cargo de la investigación: Marco Ruiz, de la Policía Estatal de Chihuahua, encarnado por el actor Demian Bichir y Sonya Cross, detective de homicidios de El Paso, papel interpretado por la rubia Diane Kruger.

Otro complicado trabajo… para lo absurdo del doblaje.

Un puente, dos mundos. EE. UU. y México. La fronteriza El Paso en contraste con la desangrada Ciudad Juárez, conocida por los centenares de femicidios donde las violaciones, asesinatos y desapariciones de jóvenes mujeres no tienen ni nombres, ni apellidos, ni culpables. Un retrato de una realidad al sur del Río Grande que pone la piel de gallina, sin causar rubor a las autoridades de la ciudad mexicana, incapaces de ponerle freno.

El personaje mexicano Marco Ruiz y su familia mezclan el inglés y el español continuamente cuando hablan entre ellos. El odioso doblaje no puede disimular, ni lo intenta, los matices que tienen los saltos del idioma. Y, encima, en el doblaje que se ha hecho en España ha demacrado la voz de Marco Ruiz con un exageradísimo, hasta la hilaridad, acento mexicano que NO aparece en la voz del actor Demian Bichir. Siempre he defendido desde mi blog huir de cualquier película o serie doblada (con indiferencia del idioma original), pero en The Bridge esta recomendación se vuelve imperiosa.

Una gran serie, a pesar de ser un remake.

Con frecuencia nos tira para atrás darle una oportunidad a cualquier remake; a los seriéfilos les gustan, sobre todo, el hilo de la historia y la narración (y por ello se detestan tanto los espoilers). ¿Cuántos verían un remake de Lost? :-D En ‘The Bridge’ se sigue la estela de ‘Bron/Broen’ aunque con unas cruciales diferencias que la hacen muy recomendable.

Por encima de todo destaca el oficio de Demian Bichir, el conocido rostro en Weeds que interpretaba a Esteban Reyes, el jefe del Cártel de Tijuana (y su alcalde). El trabajo de Bichir como policía que sabe hacer su trabajo a la par que lidia con las corruptelas de Juárez es muy convincente.

Se criticó antes del estreno la elección de la guapa Diane Kruger. En sus manos recae interpretar al personaje complicado que es la detective Sonya Cross, con dificultades de empatía y sociabilidad y con un aparente síndrome de Asperger. La Kruger ha demostrado que todas las críticas eran infundadas.

Ambos policías deberán investigar juntos a pesar de sus obvias diferencias; él es abierto y amigable, ella ni lo uno ni lo otro. Sonya es metódica y sigue reglas y leyes a rajatabla, mientras que Marco no duda en romper las normas si es preciso. Tenemos así una interesante historia estilo buddy movie, pero con la perspectiva enfocada hacia el peor lado de la humanidad que se respira en los bajos fondos.

The Bridge. Ted Levine, Demian Bichir y Diane Kruger

The Bridge. Ted Levine, Demian Bichir y Diane Kruger

A día de hoy llevamos cinco episodios emitidos. Y la serie engancha, aunque ya se haya visto la serie original en la que está basada. Tenemos varias historias paralelas interesantes que podrían estar relacionadas con el crimen del que parte la trama, alguna de ellas aparentemente similar a la que aparece en Bron/Broen.

El elenco de actores es muy acertado, empezando por los protagonistas y siguiendo con los secundarios. Tenemos al convincente jefe de la división de homicidios de El Paso, el teniente Hank Wade, que interpreta con un marcado acento texano Ted Levine, actor que le puso rostro al asesino trastornado de El Silencio de los Corderos (1991). El teniente es como una especie de padre para la detective Sonya debido a las carencias sociales de la perspicaz investigadora. También tenemos al siempre llamativo actor  que encarna al abogado texano Monte P. Flagman (aunque, de momento, se le ve poco).

Un empacho de remakes. Pronto también tendremos Le tunnel/The tunnel.

Los escandinavos deben de estar frotándose las manos con la estela que está dejando Bron/Broen. La fiebre de los remakes de la serie sueco-danesa no termina con ‘The Bridge’: Se está preparando la coproducción de Francia y Reino Unido con los canales Canal+ Francia y Sky Atlantic, titulada Le tunnel/The tunnel, de diez episodios, que nos sitúa el crimen en el eurotúnel del Canal de la Mancha.

Como esto siga así tendremos, de aquí a nada, una coprodución hispano-británica titulada “La Verja/The Fence“, donde se comete un crimen (que en realidad sólo ha sido un desmayo por el solazo…) en la cola aduanera de Gibraltar…

Y Breaking Bad está encima.

Pues eso. Este domingo comienza el fin de la aclamada y excelente Breaking Bad. Todo lo que se ha dicho de esta virguería de la televisión es poco. Ya sólo nos quedan ocho episodios y este domingo la AMC emite el episodio 55 titulado Blood Money (Dinero Sangriento). Y, como viene siendo habitual en este blog, desentrañaremos cada uno de los capítulos a medida que los veamos.

Por si acaso no habéis visto el maravilloso tráiler de la recta final de Breaking Bad aquí os lo dejo. Ozymandias, donde el protagonista de la serie recita un poema de Percy Bysshe Shelley:

Conocí a un viajero de un territorio antiguo que me dijo: “dos enormes piernas de piedra se yerguen sin su tronco en el desierto; junto a ellas, en la arena, semihundido, descansa un rostro hecho añicos, cuyo ceño fruncido y mueca en la boca, y desdén de frío dominio, cuentan que su escultor comprendió bien esas pasiones que todavía sobreviven, grabadas en la piedra inerte, a la mano que se mofó de ellas y al corazón que las alimentó. Y en el pedestal se leen estas palabras: “Yo soy Ozymandias, rey de reyes: ¡Contemplad mis obras, oh poderosos, y desesperad!” No queda nada a su lado. Alrededor de las ruinas de ese colosal naufragio, infinitas y desnudas se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2013/08/resena-de-the-bridge-un-puente-dos-mundos/