Reseña de ‘The Bear and the Maiden Fair’, episodio 27 de Juego de Tronos

The Bear and the Maiden Fair (El Oso y la Doncella), ha sido el único episodio de la tercera temporada escrito por el propio George R. R. Martin. Si algo hace grande al autor de la saga Canción de Hielo y Fuego son los giros que dan a los personajes, mostrándonos la esencia del ser humano: ser capaces de grandes proezas y de las más terribles crueldades. Y el capítulo ha gravitado alrededor de estos cambios de perspectiva respecto a los protagonistas.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Tywin Lannister y El trono de Hierro

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. Tywin Lannister y El trono de Hierro

Los distintos personajes están perfilando su destino, ajenos a lo que les espera, y seguimos descubriendo facetas desconocidas de algunos de ellos. La delgada linea roja que define el bien y del mal se diluye, se hace casi invisible, en el maravilloso mundo surgido de la imaginación de Martin.

Y ya estamos en el séptimo episodio de la tercera temporada de Game of Thrones. Nos quedan sólo tres episodios…

¡Alerta espoilers!

En la cara sur de El Muro

Jon Nieve, su amada Ygritte y el grupo de incursión de Tormund Matagigantes han podido sortear la inmensa barrera helada que supone El Muro que Bran el Constructor erigiera siglos atrás. Ahora se dirigen a El Castillo Negro, la fortaleza que protege una de las puertas por las que Mance Rayder quiere atravesar El Muro con sus miles de  guerreros del Pueblo Libre. Parece que el plan de Mance, el Rey-Más-Allá-del-Muro sigue adelante. Pero Jon Nieve no lo tiene tan claro. Como le recuerda a Ygritte:

“No ganaréis. Seis veces en los últimos mil años un Rey-Más-Allá-Del-Muro ha atacado los reinos. Y seis veces han fracasado”

Orell se confiesa ante Ygritte; la clara antipatía que siente el warg por el bastardo de Ned Stark va más allá del natural recelo ante un cambiacapas que dice renegar de la Guardia de la Noche.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Ygritte

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. Ygritte

No muy lejos del muro se encuentra también el lisiado Bran Stark, junto a Hodor, los hermanos Reed y la salvaje Osha. Jojen Reed quiere que Bran cruce El Muro en busca del cuervo de tres ojos que se aparece en sus sueños (en los libros el cuervo es el responsable de que Bran salga del coma tras la caída desde la torre). Pero Osha sabe lo que hay más allá del muro; no son los salvajes lo que teme… Osha no quiere ir al muro, ni desea que el joven señor vaya.

¿Qué hará Bran?¿Qué hará Osha?

Camino de Los Gemelos

La lluvia está retrasando el camino hacia Los Gemelos del Rey en el Norte, Robb Stark, que viaja junto a su tío Lord Edmure Tully, que se va a casar con una de las múltiples hijas del anciano Walder Frey. Y, en la calidez del pabellón donde se alojan el Rey y la Reina de Invernalia descubrimos un hecho que en los libros no se llega a confirmar: Talisa está embarazada, Invernalia tendrá un heredero o heredera.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Robb Stark

En Desembarco del Rey

Sansa llora… pobre Sansa. Otro personaje que no parece evolucionar, aunque ya parece tener conciencia de que los cuentos con damas y caballeros con los que siempre soñó son muy diferentes en la realidad. Y muy diferente es la prometida del Rey Joffrey, Margaery  Tyrell, que sigue alucinando ante la candidez de la muchacha Stark.

Y Bronn consuela a Tyrion. Uno de los personajes más sensatos de la serie se muestra pueril al confesar su temor por el disgusto de Shae, la cortesana de la que está profundamente enamorado, debido al compromiso ordenado por el gran Tywin Lannister. Bronn es tajante:

“Shae es una puta. ¿Acaso os vais a casar con una puta?”

Me encanta el consejo que el guardaespaldas de Tyrion le espeta con rotundidad respecto a lo que debería preocuparle realmente:

“Perdéis el tiempo intentando que la gente os ame; seréis el cadáver más popular de la ciudad.”

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Tyrion aconsejado por Bronn

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. Tyrion aconsejado por Bronn

La mejor escena del capítulo se da en el salón del Trono de Hierro, donde Tywin Lannister (¡qué grande, Charles Dance!), la mano del Rey, es requerido a petición de su nieto el Rey Joffrey. Así nos muestran, con un acertado plano picado, el instante donde se plasma sucintamente quién manda realmente en los Siete Reinos de Poniente.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. El Rey Joffrey, a la sombra de su abuelo Tywin Lannister

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. El Rey Joffrey, a la sombra de su abuelo Tywin Lannister

Toda la inteligencia del patriarca de los Lannister se muestra espléndidamente; Tywin, con elegancia, airea las preocupaciones de su ineficaz nieto, imponiendo su propio criterio sin que su nieto pueda negarse. Joffrey es el Rey, pero Tywin gobierna. Siete Reinos unidos bajo el miedo a Tywin Lannister… y Joffrey sin enterarse.

En Yukai, la Ciudad Amarilla

La Khaleesi, la Madre de los Dragones, llega con su ejército de Inmaculados a Yunkai, ciudad que, a diferencia de Astapor, es conocida por sus esclavos especializados en las artes venusianas, no por la guerra. Pero Yunkai también es conocida por sus altas murallas y por su riqueza. Jorah Mormont aconseja a la Khaleesi evitar Yunkai; un largo asedio sólo traería muchas perdidas en sus valiosos Inmaculados. Como le puntualiza el caballero de la Isla del Oso:

“Tomar esta ciudad no os acercará a Poniente”.

Pero Yunkai tiene a más de 200.000 esclavos: y eso suman 200.000 razones para conquistarla.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Daenerys, Jorah Mormont y Ser Barristan Selmy, con sus dragones

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. Daenerys, Jorah Mormont y Ser Barristan Selmy, con sus dragones

Mysha, la Madre de los Dragones, requiere a un representante de la Ciudad Amarilla para negociar la Paz. El noble Razdal mo Eraz es el emisario enviado por los señores de la Ciudad, que se presenta con esclavos ante Daenerys, ofreciendo oro y barcos para que se marche con su ejército a Poniente, a donde le corresponde reinar. Pero la heredera del linaje Targaryen no ha venido para enriquecerse, sino para liberar.

Y los dragones siguen creciendo.

En las Tierras de los Ríos… y algo más al sur

Arya no perdona que la Hermandad sin Estandartes vendiera a Melisandre a su amigo Gendry. Y la gota que colma el vaso llega cuando descubre que no se dirigirán como tenían planeado, de momento, a Los Gemelos, al encuentro de su hermano y de su madre, donde se marchan hacia la boda de Edmure con una de las hijas de Walder Frey; antes la Hermandad quiere atacar a un destacamento de Lannisters que tienen a tiro de arco.

Arya consigue escapar de los hombres de Lord Dondarrion. Pero por poco tiempo; el Perro, Sandor Clegane, que estaba al acecho cerca de la caverna refugio de la hermandad, la atrapa; el que sabe esperar tiene su recompensa. Y Arya Stark es un botín muy valioso tanto para los Stark como para los Lannister.

Gendry y Melisandre navegan hacia Rocadragón y pasan por el Aguasnegras, donde los restos de la flota del Rey Stannis Baratheon son testigos silenciosos del infierno vivido gracias al Fuego Valyrio. La Sacerdotisa Roja le desvela por qué el herrero, nacido en el Lecho de Pulgas, es tan importante: es el heredero del difunto rey Robert Baratheon. Este hecho no aparece, por cierto, en los libros. El chico es valioso…

Pero el pobre infeliz ignora hasta qué punto él es importante para la sibilina Melisandre.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Gendry y Melisandre navegan por Desembarco del Rey

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. Gendry y Melisandre navegan por Desembarco del Rey

El Oso y la Doncella

La canción que ya nos habían cantado en un capítulo previo de esta temporada sobre un oso que “era negro, era enorme, ¡cubierto de pelo horroroso!”  (la letra original de la canción no tiene desperdicio) da título al episodio. Y aquí es donde se produce un giro maravilloso: el personaje tan despreciable en las dos primeras temporadas, el caballero más hermoso de los Siete Reinos, el Matarreyes, el amante incestuoso de la cruel Reina Cersei… Sí: me refiero a Jaime Lannister. Pues ahora los espectadores lo verán con otros ojos.

Juego de Tronos - El Oso y la Doncella. Jaime, un héroe que nadie esperaba

Juego de Tronos – El Oso y la Doncella. Jaime, un héroe que nadie esperaba

Entre los lectores de las novelas de Martin hay cierta división respecto a las simpatías hacia Jaime (sí, Natxo, me refiero a ti :-D). No olvidemos que Jaime es un Lannister (igual que su hermano Tyrion…); tampoco olvidemos que no pestañeó en otra temporada para estrangular sin miramientos al inocente hijo de Rickard Karstark (Rickard luego sería decapitado por Robb) durante su fuga fallida (lo que ha traído duras consecuencias para la Casa Stark…). Y, sí, bueno, es verdad que también tiró a un niño, Bran Stark, torre abajo sólo porque el inocente chaval fue testigo de cómo Jaime ponía a su hermana, la Reina Cersei, mirando a Castamere :-D

Jaime Lannister es otro de los personajes tan humanos del universo medieval del gran George R. R. Martin; un canalla, capaz de lo peor, pero que también realiza actos de valentía caballeresca en las peores circunstancias (sin una mano y desarmado, ante un “oso cubierto de pelo horroroso”), sin esperar recompensa alguna.

Me encanta George R. R. Martin. Y me encanta este hijo de la gran puta llamado Jaime Lannister.

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2013/05/resena-de-the-bear-and-the-maiden-fair-episodio-27-de-juego-de-tronos/