Oct 04 2012

Las siete vidas de Dexter

El pasado domingo la cadena de pago Showtime nos deleitó con una doble sesión maravillosa con lo mejor de su cadena: Homeland y Dexter. Las vivencias del asesino en serie más famoso de la televisión nos han brindado cuatro temporadas iniciales maravillosas para después desinflarse estrepitosamente en las dos últimas. La expectación ante el regreso de la séptima temporada era máxima, tras dejarnos en la season finale de la sexta con un cliffhanger muy interesante en el único episodio digno de mención de toda la temporada. Para alegría de los seguidores de Dexter Morgan la séptima entrega ha comenzado con un episodio excelente titulado “Are You…?”.

Dexter Morgan ha vuelto.

Dexter Morgan ha vuelto.

¡Alerta espoilers!

Comenzando muy al estilo de Breaking Bad, con un flashforward en el que vemos a Dexter Morgan en lo que parece una huída precipitada. Al repostar en una gasolinera vemos que sus tarjetas de crédito las tiene inutilizadas y debe utilizar un fajo importante de dinero que lleva escondido en una bolsa con bastantes pasaportes falsos. ¿Adónde huye, de qué huye con tantas prisas? al aeropuerto de Miami, donde compra un billete de avión hacia Europa. Este comienzo es genial y desconcertante. ¿Han pillado finalmente a Dexter? Luego nos devuelven al presente y nos dejan donde terminó la sexta temporada: Dexter pillado in fraganti con las manos en la masa, su hermana Debra, revólver en mano, apuntándole.

Parece que los guionistas y productores de Showtime tienen conciencia de las críticas a las quinta y sexta temporadas y se han puesto las pilas. Falta ver el cariz que llevará la séptima, en una serie que nos tuvo durante cuatro temporadas acostumbrados a calidad, buenas interpretaciones, guiones elaborados y buena mano en la dirección. Repasemos un poquito lo visto.

Jordi, un lector de este blog, apuntó muy acertadamente las correspondientes fases vitales por las que ha pasado el experto en sangre Dexter Morgan. Efectivamente, en las cuatro primeras temporadas, nuestro protagonista ha seguido unos patrones existenciales bien diferenciados  en cada una de ellas.

  1. En la primera temporada Dexter se enfrenta a su pasado; indaga en las raíces de su locura y de su necesidad de asesinar. Su vida es una mentira en la que finge con cordialidad, finge divertirse jugando a los bolos, finge tener emociones.
  2. En la segunda temporada Dexter se enfrenta a sí mismo; trata de encarar su locura tras conocer a Lila Tournay enfrentándose al “pasajero oscuro” e intenta, infructuosamente, rehabilitarse. Finalmente asume que no hay rehabilitación posible para él y toma plena conciencia de su condición de demente sin remedio, terminando de manera irreversible su idilio con Lila.
  3. En la tercera temporada, asumiendo que no puede redimirse y dejar de asesinar, empieza a cuestionar el “Código Harry” que le impartió su padre para no ser descubierto e intenta buscar compañeros de viaje: el encuentro accidental con Miguel Prado le empuja a romper las lecciones de su padre compartiendo su secreto y técnicas con el fiscal del distrito. Rita se queda embarazada y decide seguir adelante con el embarazo. Dexter encara su fusión en la sociedad como parte integrante de una familia y se atormenta con la posibilidad de convertirse en padre, temeroso de que su retoño nazca con sus mismas “necesidades”. Todo se tuerce y Dexter retoma su condición de lobo estepario: su secreto no debe ser compartido con nadie y debe seguir con la farsa de hombre afable y sociable. Así culminará la temporada con la boda con Rita: toda una ruptura con su pasado y  el código de su padre que tan puntillosamente había seguido hasta entonces.
  4. En la brillante cuarta temporada Rita ha dado a luz a Harrison. Dexter es padre y forma una familia, con toda la carga que ello conlleva; está “viviendo el sueño” de formar parte de la sociedad y ahora debe enfrentarse a su nuevo papel y a los nuevos sentimientos que afloran. La caza del asesino “Trinity” le lleva hasta Arthur Mitchell y con él se embulle en el espejismo de un ideal: un asesino en serie que es en apariencia un perfecto esposo y padre. Todo se volverá una pesadilla y la serie culmina en el soberbio episodio The Getaway con el sangriento bautizo de Harrison, testigo inocente de la última víctima de Trinity: su propia madre. El pasado persigue a Dexter y su hijo sigue sus pasos…

Como he comentado antes, las temporadas quinta y sextas fueron harina de otro costal. La dosificación de las fases vitales de Dexter en diferentes temporadas se difumina. La serie televisiva está basada en las novelas de Jeff Lindsay que comenzaron con Darkly Dreaming Dexter (traducida como El Oscuro Pasajero) y que, a día de hoy, ha publicado seis libros. Lindsay es también guionista de la producción televisiva, lo que le da a la serie la fidelidad necesaria que los más puristas querrían. Por ello no se entiende el bajón dado en el argumento de las dos últimas temporadas, haciéndonos pensar que la temática de la trama estaba agotada. Pero, por fortuna, parece que el estreno de la séptima, que pudimos ver el domingo pasado, nos da esperanzas.

Dexter "trabajando" en un nuevo caso...

Dexter “trabajando” en un nuevo caso…

Tenemos varias tramas, en apariencia secundarias, pero muy interesantes. Por un lado, la narración principal referente al siniestro descubrimiento de Debra que, de momento, es la única preocupación de Dexter. El consiguiente trastorno que produce en la alterada hermana descubrir a Dexter con los guantes manchados de sangre, que la convierte en cómplice de asesinato. Pero tenemos otras líneas argumentales que pueden dar mucho juego. La desconcertante ocultación, por parte de Maria LaGuerta, de la importante pista de la muestra de sangre tomada por Dexter recogida en la iglesia quemada que relaciona el aparente suicidio del Doomsday Killer con los crímenes del Bay Harbor Butcher; el cada vez más irritante y entrometido Louis Greene, el becario hacker de Masuka, que al borrar las tarjetas de crédito de todo un asesino en serie no ha hecho más que sembrar vientos… que brotarán en tormentas; Quinn parece que seguirá metiéndose en problemas; y por último la trama del asesino ucraniano de la showgirl y del detective Mike Anderson, asunto que parece ser sólo la punta de un iceberg turbio y enmarañado.

Ahora esperaremos la noche del domingo con más ganas :-) Toda una alegría ver que Dexter ha regresado con buen pie. Para los impacientes ahí va un adelanto del próximo episodio titulado Sunshine and Frosty Swirl:

Quizás también te interese:

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2012/10/las-siete-vidas-de-dexter/

  • Amanda

    ¡Sí! Por fin ha vuelto Dexter y el primer capítulo es digno de los mejores. Parece que vuelve la calidad que tanto añorábamos. Es cierto que las dos últimas temporadas (especialmente la última) han sido bastante mediocres.
    Lo que me preocupa es que los guionistas deseaban que esta fuera la última temporada, pero los éxitos de audiencia han forzado a que se haga una más (la octava). Esto no suele ser muy bueno. ¿Tú qué opinas?
    Por cierto, Héctor, he seguido tu consejo y ya voy por la tercera temporada de Community. Es sensacional, muchas gracias por introducirme en esta locura.

    • Ha sido toda una alegría volver a disfrutar con Dexter. Y efectivamente: que alarguen la serie en contra del criterio de los guionistas no pinta bien…
      Me alegro que te guste Community: es una serie que está siendo injustamente ignorada en los Emmy. ¿Conoces la británica “The IT Crowd”, traducida como “Los Informáticos”? no te la pierdas tampoco. Lástima que las temporadas fueron tan cortas…

      • Amanda

        Sí, The IT Crowd es la primera serie británica (de la nueva hornada, podríamos decir) que empecé a ver. Me encantó. Un humor digno de los Monty Python. Cierto que las siguientes temporadas (creo que hubo tres) no son tan buenas como la primera, pero es divertidísima. Disfruté de ella a carcajada limpia. A partir de esa serie, me interesé por todas las series británicas (aunque se me hacen muy cortitas, claro). Es obvio que los guionistas de Community también están muy influidos por la televisión británica, no hay más que ver las caricaturas que hacen de Doctor Who.

  • jbm1301x

    Hector:

    Creo que hablé muy deprisa después de haber visto el trailer y no el episodio entero. Si en la séptima temporada preveía que el centro de interés de la trama estaría en el tema del incesto entre hermanos, yo esto lo tomaría en un sentido platónico. Puede que Debra ayude en todo lo posible a Dexter a ocultar las pistas y que ésta muera al final del capítulo para preservar el secreto (por ahí hay una trama con las mafias del Este que puede hacer desviar el interés del MPD y dar tiempo a Dexter y Debra para eliminar cabos sueltos), dejando la octava temporada para la muerte de Dexter, final lógico de la serie, y en el que éste se encontraría definitivamente solo. Bueno, con la voz de Harry. Y con Harrison (seria bueno que fuese éste el que matase a Dexter, o que en vez de morir Dexter se vea en un sitio aislado educando a Harrison con un código Dexter).

    Louis Greene al borrar las tarjetas se convinte no ya en cómplice, sino también en sospechoso. Esto se puede utilizar para que Dexter se libre de parte de sus problemas por un lado. El hecho de que las mafias del Este vayan a por Dexter puede hacer que se vea como víctima a los ojos de los demás más que como culpable. Y Debra no creo que delate a Dexter porque si tomamos la hipótesis del incesto platónico sería igual que si una mujer declarase contra su marido. Quedan por ahí las investigaciones de Laguerta que veremos como se cierran.

    Que Dexter se librará de cargos (no de sospechas) está claro por el desarrollo de las otras temporadas. Ahora bien, no sabemos a que precio. Y es que en todas las temporadas tiene un precio que pagar.

    A todo esto quería comentar la importancia del código Harry. Dexter es un ser sin empatía, con lo cual le es difícil conocer los sentimientos y reacciones de los demás. El código Harry es lo que utiliza en vez de la empatía. Cuando se lo salta, Dexter se ve más perdido y más solo puesto que no sabe interpretar el mundo donde está y se le escapan cosas. Pero ¿hasta que punto este código no es una construcción mental creada por él por supervivencia y que es presentada por el único que conocía su verdadero ser, ya que estamos hablando de alucinaciones?

    Y para terminar, a mí también me gustan Community y The It Crowd, pero claro, a mí siempre me ha gustado el humor absurdo.

    Saludos

  • Amanda

    Yo estoy de acuerdo con Jordi. Me parece que cualquier sentimiento de atracción que tuviera Debra por Dexter se esfumó en cuanto le vio como asesino. No creo que desarrollen ese aspecto, no me encaja con el resto de la serie.
    Ahora, el personaje de Louis Greene se está ganando a pulso estar en la mesa de Dexter. Me pregunto cómo hará que el código Harry se adapte a eso.
    Ya hemos visto cómo se ha saltado el código en repetidas ocasiones. En este primer episodio, por ejemplo, mata al ucraniano cuando hay posibilidades reales de que MPD lo atrape gracias a la búsqueda en la Interpol de la huella dactilar.
    No sé por qué, pero me da la sensación de que será la misma Debra la que cuestione el código Harry. Sea como sea, estoy impaciente por ver el siguiente episodio.