«

»

Oct 26 2012

Imprimir esta Entrada

Homeland. Giros inesperados con nuevo aroma para el coche.

En el cuarto episodio de la segunda temporada de Homeland, titulado New Car Smell, nos han sorprendido a todos con un giro narrativo inesperado. Debía ocurrir… ¡pero no tan pronto! La cadena de pago por visión Showtime ha confirmado que la serie de las intrigas en el corazón de EEUU tendrá una tercera temporada de doce capítulos. Homeland nos está dejando en vilo al final de cada uno de los cuatro episodios que llevamos de temporada.

Carrie y Nicholas. Encuentro en la barra de un hotel.

Carrie y Nicholas. Encuentro en la barra de un hotel.

¡Alerta espoilers!

Comparando Homeland con Dexter podemos destacar la diferencia notable en lo que respecta a la dosificación. En Dexter hemos necesitado llegar al último episodio de la sexta temporada para que se pongan las cartas sobre la mesa, mientras que en Homeland todo se descubre en el cuarto episodio de la segunda temporada. Quién lo iba a decir…

Se me quedó la boca abierta cuando Carrie se enfrenta al congresista Nicholas Brody en su habitación, llamándolo terrorista y traidor, justo antes de ser apresado y encapuchado por los agentes encubiertos de David Estes. No creo equivocarme al subrayar que muchos pensábamos que la doble vida del sargento Brody iba a permanecer oculta largo tiempo, como una espada de Damocles colgada sobre el agente y sobre nuestros televisores. Cuando se descubrió en el tercer episodio titulado State of Independence el vídeo confesión de Nicholas, que también fue otro giro importante, algo nos hacía pensar que, de alguna manera, ese vídeo no saldría a la luz de los jefes de Saul tan pronto: parecía como candidato a cliffhanger para utilizarse en el Season Finale de la temporada. Pero nada de eso: Showtime nos da una buena sacudida, nos sorprende y nos demuestra que el guión de Homeland es imprevisible y nos depara desarrollo y buena narración.

¿Por qué no desapareció el vídeo testamento de Brody, como debería haber sido, y en cambio sale de EEUU para ir a parar a manos del fallecido lugarteniente de Hezbolah? Recordemos que al final de la primera temporada, cuando Brody vuelve al parque donde había dejado la tarjeta SD con la confesión, se encuentra con que ya no está ahí. El sargento muestra sorpresa, como es lógico… y desconcierto. Lo que me lleva a pensar que la confesión grabada iba a ser utilizada por Abu Nazir como arma disuasoria contra Brody en caso de que (el ahora congresista) cambiara de parecer. Es lógico que en el mundo de las esferas de inteligencia y espionaje se utilicen “planes B”. Y series como Homeland y Rubicon, tan realistas y con buenos reflejos de la realidad, bien nos recuerdan lo sucio que es, sin heroísmos y falto de escrúpulos, el juego del mundo de los espías y las alcantarillas de la diplomacia. ¿Necesito nombrar a Wikileaks?

La pregunta es clara. ¿Y ahora qué?

Carrie y Brody a las puertas de la sede de la CIA.

Carrie y Brody a las puertas de la sede de la CIA.

No sabemos qué tienen guardado en la manga los guionistas de Homeland. La narración ya no puede, obviamente, seguir el hilo argumental de Brody evitando a los servicios de inteligencia. Desde la web de la cadena Showtime nos van saciando el apetito con tráilers y teasers de lo que está por venir, como el adelanto al quinto episodio titulado Q&A:

¿Mi apuesta? Pienso que jugarán con la baza de convertir a Brody en agente doble… o triple. Que el pelirrojo se convierta en agente doble sería bastante decepcionante: se correría el riesgo de convertir la trama en otro thriller con tono patriotero, con tufillo a banderitas y moraleja. Pero, en cambio, un triple agente…¡ah! sería brillante. El público tendría a otra especie de Dexter: un protagonista que hace cosas de dudosa moralidad pero al que, en cierto modo, no deseamos que  descubran. Pero el sargento Brody no es comparable a otros protagonistas oscuros como Dexter Morgan o Tony Soprano. Dexter es un enfermo mental; Tony Soprano es un personaje cuerdo pero un claro sociópata egocéntrico al que le mueve puro egoísmo. Tanto en Dexter como en Los Soprano parece que justifican ante el espectador los actos criminales de los personajes pero eso, en realidad, no es así. El propio Dexter nos está recordando, constantemente y con pensamientos en primera persona, que debe saciar a “el pasajero oscuro”, que le acompaña siempre, matando a “malvados”, pero admitiendo abiertamente y sin género de dudas que el motivo principal de sus actos es satisfacer su necesidad enfermiza de matar. Tony Soprano, por otro lado… se merece toda una entrada para hablar de él. El jefe de la familia mafiosa de New Jersey en esa obra maestra de la televisión llamada Los Soprano, Tony, no necesita justificarse, ni siquiera cuando sale por la mañana en gallumbos con albornoz y zapatillas de andar por casa a recoger el periódico. Nicholas Brody, por otro lado, es muy distinto. Parte de unas circunstancias bien diferenciadas con la guerra en Irak como origen de los acontecimientos. Y en Homeland estamos ante a un personaje cuyo motivo principal es la venganza, disfrazada eso sí, como suele serlo en tantas ocasiones, de justicia.

“No soy un terrorista”.

El congresista pelirrojo piensa en todo momento que hace lo correcto, que sus acciones están justificadas. Él no es un terrorista, como le suelta a su contacto Roya Hammad. Pero ya le hemos visto asesinar a sangre fría dos veces… y hará lo que sea necesario con tal de abrirse camino.

Seguiremos disfrutando de Homeland. Y también de Dexter, que se emite por la misma cadena los mismos días (los domingos). El ritmo de la trama del asesino en serie de Miami es mucho más pausado que el de Homeland. Parece ser que al obligar Showtime a los guionistas a prolongar la trama hasta una octava temporada les empuja a pausar y dosificar la narración, cuando éstos tenían pensado terminar los cortes y descuartizamientos de Dexter Morgan en la séptima. En cualquier caso estamos dejando atrás la floja y decepcionante sexta temporada. Y no olvidemos que Dexter es una serie con uno de los giros narrativos mejores  de la televisión.

¡Espóiler dentro! Mostrar spoiler

Seguiremos también sin falta lo que queda de temporada. Showtime ha hecho que la noche de los domingos (y, por tanto, la noche de los lunes para los seriéfilos en Europa Wink) sea mucho más amena de lo que suele ser. Un adelanto del quinto episodio que tiene por título Swim Deep (¡alerta espoilers!):

Quizás también te interese:

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2012/10/homeland-giros-inesperados-con-nuevo-aroma-para-el-coche/

  • jordi

    Héctor:

    En los años 60 la Hammer hizo un ciclo de cinco películas de Frankestein dirigidas por Terence Fisher y protagonizadas por Peter Cushing. Uno diría que el tema de la construcción de un ser humano artificial se ha tocado bastante, pero estos cinco films se caracterizan por un hilo conductor que convierte a este Víctor Frankestein en un personaje a destacar: el chantaje.

    El doctor actúa impunemente porque se rodea de colaboradores extorsionables, lo que proporciona una mirada del ser humano sobre el mal. Nadie está libre de culpa, todo el mundo tiene secretos que no pueden salir a la luz.

    Hago esta introducción porque el tema del espionaje va sobre eso, sobre secretos y extorsiones. Brody puede convertirse en agente doble, pero la CIA y Abu Nazir han de ser lo suficientemente hábiles como para conocer qué chantaje ha de ser el más fuerte para que Brody obedezca, o se vuelva en un ser demente e impredecible. Y ahí estaría el quid de la cuastión: la impredecibilidad de un elemento que dispone mucha información. Una bomba suelta que puede ser caótica para los dos bandos.

    No considero que Brody sea un fanático de libro. Es cierto que cumple con sus oraciones, pero no peregrina a la Meca y se pega unos lingotazos que da gusto, además que no creo que lo veamos cumplir el Ramadán. Pueden ser fallos de guión, pero si no lo son Brody sería un soldado-máquina: se dedica a obedecer cómo puede. Primero obedeció al ejército de los EEUU, después a Abu Nazir. Es un soldado perdido en busca de jefe, y este jefe será el que mejor lo manipule. Y lo manipularán con chantajes.

    Este hecho lo hace diferente de Carrie. Es imprevisible pero no cambia de bando. Pero obedece según sus estado de ánimo, debido a que es bipolar. Por ahora las cosas están así.

    Ahora imaginemos también que Peter Quinn sea un agente doble fichado para manipular a Carrie. Como imaginar podemos imaginar muchas cosas, pero esto es común en las buenas historias de espionaje: la información se presenta falseada, sin reglas, de manera interesada y no toda, tanto en la trama en sí como desde los puntos de vista que se nos ofrecen a los espectadores. De hecho me parece que fue Graham Green que dijo que el espionaje es un juego de niños en el patio trasero del colegio.

    Esto lo he puesto porque con una trama de agente doble y no triple las cosas podrían no ser tan patrioteras; las cosas se pueden complicar sin necesidad de poner a más jefes en el tablero.

    Y termino con Dexter ya que lo mencionas. Veo que el mafioso del Este liquida bastante rápido a los demás menos a Dexter. Esto me parece a mí un truco para alargar las cosas, pero no me voy a quejar porque si las cosas se hacen bien en la serie puede que haya una buena explicación.

    Saludos

    • Amanda

      Muchas gracias Héctor y Jordi por vuestras reflexiones. Da gusto leeros.
      Por mi parte, Homeland me ha parecido muy valiente dando este giro a estas alturas de temporada. Es de agradecer el desconcierto en una serie que las tenía todas para convertirse en previsible. Eso sí, ya desde la primera temporada se ven fallos de verosimilitud. Que a Brody lo hicieran congresista tiene validez; es un peón político muy rentable. Pero de ahí a la vicepresidencia de los EE. UU. va un paso demasiado grande. Por otro lado, como muy bien señala Héctor, el que la confesión se encontrara en poder del contacto de Beirut de Abu Nazir me parece muy difícil de encajar. Es perfectamente lógico que Abu Nazir se hiciera con la confesión, pero no que se la entregara a su contacto. Quizá se podría haber recuperado en una localización secreta del mismo Abu Nazir, o incluso la podría haber perdido en su precipitada huida de la emboscada de la CIA. Pero la forma en que llega a Saul me parece demasiado fácil. Espero que Homeland siga a la altura y que pueda encajar esa pieza del puzle. Yo seguiré confiando en ella por el momento.
      En cuanto a lo que dice Jordi de Dexter, es cierto que es sospechoso que el mafioso lo deje para el final, pero le perdono ese fallo a los guionistas por lo bien que han empezado esta séptima temporada.
      La verdad es que Showtime nos está alegrando los lunes: :-)

      • jordi

        Amanda:

        Hubo un tiempo en las películas de espías en que lo que se buscaban eran los negativos de los microfilms porque eran únicos.

        Pero hoy en día, que un lápiz USB se puede copiar tropecientas mil veces hemos de mirar el asunto de otra forma. ¿Cuántas copias de la confesión corren por el mundo? ¿A quién le interesó dejarla ahí? ¿Es posible que alguien metido en el ajo no robase la confesión filmada sino que la piratease?

        Saludos

        • Amanda

          Jordi:

          Tienes razón. No había caído en que estamos en la era cibernética y todo es pirateable. Gracias por el comentario.
          Saludos

      • Gracias Jordi y Amanda por vuestras aportaciones. Y por vuestros criterios y buen gusto. Parece mentira que en mi círculo de amistades nadie sigue Homeland, o la siguen sin interés. Tenemos que sentirnos afortunados de tener cadenas como Showtime y la HBO, con guionistas y producciones tan soberbios.
        Me encantan las películas de la Hammer y el terror de los 60. Películas con Vincent Price como “El cuervo” y similares… esas sombras en blanco y negro. ¡Ahora ya no saben hacer terror! Y recientemente he descubierto que la mitica Hammer Film Productions volvió a las pantallas recientemente. Están detrás de esa gran película de terror llamada “Let me in” (déjame entrar), remake de la sueca “Låt den rätte komma in”.
        Coincido plenamente con vuestras impresiones.Sobre todo en el hecho de que los errores de guión que tienen tanto Dexter como Homeland son compensados con una acertadísima puesta en escena de los personajes y unos guiones con giros narrativos que no son nada previsibles.

  • que es eso con que se come ? los siento no veo tv

  • Impresionada por esta segunda temporada…no digo más!! ;)

  • ¿Has visto Mireia el sexto episodio? :-O Se están superando… De lo mejor del otoño.

  • Yesss!!! Estoy al dia!!! Increible los giros que dan..mas rapidez!! ;)

  • bueno bueno, el 7 capitulo light!!!

  • pacomann

    Yo voy a ver el capitulo 6, el cuatro fue B R U T A L. Estoy de acuerdo en lo de la tarjeta, tarde o temprano saldrá a la luz pública alguna copia del video.