Ago 24 2012

Así fue “Buyout” de Breaking Bad. ¿Todos ganan?

Buyout significa “comprar la parte del negocio”. En el sexto episodio de Breaking Bad los acontecimientos llegan a un punto de inflexión; el tren que conduce Walter White se precipita irremediablemente por la vía sin salida. Ahora es el momento de saltar del tren… o estrellarse.

Skyler, Jesse y Walter. La "cena en el infierno".

Skyler, Jesse y Walter. La “cena en el infierno”.

¡Alerta spoilers!

Tal y como el propio Vince Gilligan reconoce en respuesta a un periodista de la revista Vulture, en el episodio tenemos que Walter White es un completo gilipollas. Y tampoco Mike parece estar utilizando el cerebro. Mientras por un lado la actitud de Walter en el episodio responde a una especie de pataleta infantil, la típica mala reacción del niño repelente que lo quiere todo, el astuto y frío Mike no está reaccionando como debería en circunstancias similares. Pero vayamos por partes.

De nuevo, cuando todo parece poder resolverse de forma adecuada para que todos ganen y eviten acabar en la cárcel o metidos en un bidón con ácido fluorhídrico, con un buen plan para acabar con varios millones de dólares en el bolsillo y poder retirarse a gusto… Walter lo estropea. En una entrevista en la revista Salon Vince Gilligan comenta sobre Walter White: “lo que hace, lo hace por su familia. Pero, de hecho, hace lo que hace para vanagloriarse, para hacerse sentir importante”. Recordemos el quinto episodio de la primera temporada Gray Matter donde entendemos que su orgullo, como bien le explica a Jesse, está tocado desde que vendió a sus socios su parte (buyout) de la compañía que fundó, y que ahora vale 2,600 millones de dólares, por unos míseros $5000. La familia era la excusa: el orgullo es la razón.

Hemos visto cómo Walter está bajando la guardia, confiado en su ciega autoconfianza, y se comporta como un gilipollas. Primero, a pesar de echarle buen teatro al asunto del niño de la tarántula asesinado, mostrando lo dolido que está y diciéndole a Jesse “que no ha podido dormir las últimas noches” para, acto seguido…  vestirse para cocinar, ajustarse la máscara y ponerse a silbar una alegre melodía…

Jesse observa a Heisenberg silbando.

Jesse observa a Heisenberg silbando.

La cara de Jesse es todo un poema. ¿Qué estaría pensando en ese momento? Ya empieza a percatarse de que el hombre al que idolatra no es trigo limpio. Sólo un criminal tendría esa reacción tan distendida y musical días después de ser cómplices del asesinato y desaparición de un chaval dispensado como residuo químico. Por cierto: estoy convencido de que la tarántula en el tarro que Todd decidió quedarse jugará un papel importante en el devenir de los acontecimientos, al igual que “los lirios del valle” fueron pieza fundamental en el desenlace de la pasada cuarta temporada.

Walter es capaz de lo impensable. Lo sorprendente es verle comportándose como un vengativo chaval adolescente. Me refiero a la cena en la que volvemos a ver juntos a Jesse y Skyler. Walter disfruta torturando a las dos personas que más aprecia debido a que se siente traicionado por ellos: ella porque detesta a Walter, él porque quiere dejar el negocio. Jesse no se siente cómodo ante Skyler; si recordamos, en la primera temporada ella se enfrenta a Jesse porque piensa que le vende marihuana a su marido. En la cena volvemos al humor negro del que brillantemente hizo gala esta gran serie en la primera temporada y gran parte de la segunda; Jesse preguntándole a Skyler por lo bien cocinadas que están las judias… de Albertsons :-D O cuando Walt  le dice “sabes que mis hijos no están aquí” y Jesse responde “¡gracias a Dios!” :-D

En la gran serie Dexter sabemos desde el primer episodio que el protagonista es un monstruo. Y muy acertadamente los guionistas hacen que los espectadores adquieran una especie de síndrome de Estocolmo encariñándose con él, deseando que no le atrapen ni la policía ni sus propios compañeros. Pero en la magistral Breaking Bad nos engañan porque el protagonista Walter White es una víctima, cae simpático desde el primer episodio, para luego ir mostrando poco a poco al monstruo que en realidad lleva dentro. Walter White ya no cae tan bien. Tiene una determinación ciega y obstinada por salirse con la suya, como demuestra la manera de escapar de las esposas policiales con las que Mike le ata a la estufa quemándose con electricidad y reprimiendo el grito de dolor.

Y Mike. ¿Por qué pierde tanto el tiempo con Walter? Si está decidido a salir del negocio para no acabar en el talego y es el tipo sin “medias tintas“, la persona que “nunca deja cabo sueltos” y que no tiene la menor simpatía por Walter, ¿por qué no le pone una bala entre los ojos? sería lo más inteligente, desde luego. Seguramente tendrá en mente al cuñado Hank y la complicación añadida de la lealtad incondicional de Jesse por Walter.

Ahora nos han dejado con el cliffhanger del perfecto plan de Walter en el que “todos ganan”. Saliendo de su mente es dudosa la veracidad de tal afirmación. ¿Todos ganan? Con Heisenberg marcando la pauta el único que se beneficiará será… él mismo.

Y aquí tenemos un avance del próximo episodio del domingo que viene, el séptimo, titulado Say My Name:

Quizás también te interese:

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2012/08/asi-fue-buyout-de-breaking-bad-todos-ganan/

  • jbm1301x

    Héctor:

    Durante la visión del episodio me vino a la mente un detalle: si se rompe el negocio y se reparten ls ganancias entre los tres ¿quién continuará pagando religiosamente a los que se encuentren en prisión para que tengan la boca cerrada?

    A lo que voy es que lo único que pueden hacer es correr hacia delante, seguir con el negocio hasta donde puedan. Digamos que lo que se ha hecho en este episodio es introducir un elemento para mostrar más a fondo la mente de Walter White.

    Tal vez Mike si que tendría tablas para poder esquivar la situación y escapar constantemente a la ley, pero para hacerlo debería abandonar a su nieta, lo cual no creo que quiera hacerlo.

    No sé si estaremos de acuerdo en esto, pero la serie ha llegado a un punto en el que lo mejor es centrarse en lo que quiere Vince Gilligan que nos centremos y dejar de banda otros aspectos que lo más seguro que serán tratados como quiera el autor en otros episodios. Recuerda que quedan diez episodios para una resolución total de la historia, y que en el primer episodio de la quinta hay una especie de flash-forward en los minutos iniciales. Aunque puede ser un flash-back, porque no recuerdo la escena.

    • Mike comenta al final del episodio que con la venta de la metilamina tendrían suficiente para mantener callados a los 7 compinches encarcelados. Por otro lado creo que voy a dejar de seguir leyendo las entrevistas a Vince Gilligan porque me quitan la sorpresa de descubrir los entresijos intenciones de algunos personajes.

      En la première de la quinta temporada lo que aparece al principio del episodio es un flash-forward: recuerda que en el bar Walter dice que es su 52 cumpleaños, y en el episodio Fifty-One Walter cumple 51 años. O sea: nos queda un año para que Walter vuelva a medicarse (¿cancer?) y compre el M-60.

      Gracias por tus comentarios, jbm1301x. Que pena que sólo nos quedan diez episodios…

      • jbm1301x

        Muchas gracias, Héctor, por hacerme los dos apuntes anteriores. Estás mucho más puesto en la serie que yo, que a veces no me acuerdo de detalles sucedidos como la edad de Walt y se me pasó oir el comentario al final del episodio (esto me pasa porque sólo las veo una vez y me dedico a oirla y a repasar la escenografía al mismo tiempo).

        Y sí, es verdad que es una lástima que sólo queden diez episodios, pero por ahí están anunciando un spin-off de Saul Goodman “muera en la serie o no”.

        Gracias por tu labor. Aunque sigo otras series, esta me interesó bastante cuando hace dos veranos me tragué las tres primeras temporadas de golpe. Hay una que me recuerda un poco el tratamiento dado en esta, pero es más coral: “The Shield”, con Vic McKey cada vez más pillado, todos los amigos traicionándose y los secundarios mostrando también sus debilidades. No sé si la habrás visto.

        • ¡No sabía nada sobre el spin-off de Saul Goodman! :-) Tomo nota…

          No he visto The Shield, pero gracias por la recomendación. La apunto a la agenda de series. ¡Ya es lunes! Toca ver el el séptimo de Breaking Bad :-)