Dic 02 2010

Hasta siempre, Leslie Nielsen… and don’t call me Shirley!

El pasado 30 de Noviembre nos dejó Leslie Nielsen, a la edad de 84 años. Muchos lo recordaremos siempre con su pelo blanco, su porte sobrio y sus miradas de incredulidad bajo situaciones variopintas.

Leslie Nielsen en la película "Airplane!" (1988)

Leslie Nielsen en la película “Airplane!” (1988)

Conocido por su porte intachable durante buena parte de su carrera en EE.UU. no fue hasta la película “Aterriza como puedas”(1980) (“Airplane!” es el título original) cuando se dio a conocer mundialmente tras el salto a la comedia. Durante muchos años (35 nada menos) interpretó papeles de personajes respetuosos, faceta que precisamente lo ayudaría en su nueva faceta cómica por esa combinación de rostro serio y respetable en situaciones absurdas. En una entrevista en 1988 al New York Times confesaba:

It’s been dawning on me slowly that for the past 35 years I have been cast against type and I’m finally getting to do what I really wanted to do.

Al igual que a Dennis Hopper, recordaremos su rostro sin envejecer, a perpetuidad en los cincuenta y pico años. Porque en España nadie recuerda haberle visto joven en “Planeta Prohibido” (1956) o en el impoluto capitán del cruzero que se enfrenaba al desastre en “La Aventura del Poseidón” (1972). La fama llegaría con el médico del avión que se queda sin pilotos pero principalmente con la secuela de “Agárralo como puedas” (1988) (título espantoso de los inútiles de los distribuidores en España… ¿tan complicado es traducir “The Naked Gun”?).

En EE.UU. se hizo célebre en los noventa la expresión “I am serious. And don’t call me Shirley” tras el diálogo entre el médico y el capitán del avión de “Aterriza como puedas”:

Pilot – “Surely you can’t be serious.”
Doctor – “I am serious. And don’t call me Shirley.”

Gracias a los hermanos Zucker pudimos disfrutar de una serie de películas en las que Leslie nos hizo reír con un humor de la escuela de los Monty Python, aprovechando la contradicción entre personajes que desprenden seriedad envueltos en situaciones absurdas, junto con un elenco de secundarios de lo mas variopinto. Nos ha dejado casi sin darnos cuenta, en silencio. Pero Leslie Nielsen se ha inmortalizado gracias a lo que siempre quiso hacer: humor inteligente en películas inolvidables.

Hasta siempre… y no te llamaremos Shirley.

Quizás también te interese:

Enlace permanente a este artículo: http://www.caraballo.es/2010/12/hasta-siempre-leslie-nielsen-and-dont-call-me-shirley/

  • Siempre te echaremos de menos Leslie!!!

    Marcaste a toda una generacion a la que le gusta lo absurdo!!!